A pesar de las críticas por lo que muchos consideran como optimismo exacerbado, el presidente Felipe Calderón reitera que su gobierno ha tomado las medidas económicas pertinentes que le están permitiendo enfrentar la crisis internacional.

Y aún más, el Jefe del Ejecutivo destaca el potencial que tiene México para atraer las inversiones foráneas.

El presidente Calderón dio a conocer una cifra impresionante: las 125 compañías globales están invirtiendo e invertirán más de 475,000 millones de pesos, que se traducirán en casi 125,000 puestos de trabajo para los mexicanos.

Hasta ahora, México ha captado más de 200,000 millones de dólares y espera, dijo, otros 275,000 millones para lo que resta del sexenio.

La actitud del Presidente de la República es de serenidad y paciencia.

El secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, se refirió a México como un gigante y aseguró que la recesión internacional obliga a muchas empresas a reubicarse y México es una de las mejores alternativas.

Bruno Ferrari, el director de ProMéxico y sin duda, el promotor más intenso de las inversiones internacionales, está claro que el que no está invirtiendo hoy en México, está perdiendo una gran oportunidad.

De acuerdo con AT Kearney, México pasó del lugar número 19, al ocho en el ranking de los países con mejor ambiente para la atracción de inversiones.

ProMéxico tiene 162 proyectos de inversión por 39,621.2 millones de dólares.

Ya se han ejercido 16,679 y faltan 23,000 millones en los próximos tres años.

Por su parte, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, hizo la salida natural o que se espera de las autoridades, cuando se registra una sesión de intensa volatilidad como la de ayer.

Tenemos un colchón de 97,000 millones de dólares de activos netos internacionales, y una línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional por 47,000 millones de dólares, que permiten garantizar que México puede solventar sus compromisos.

Además, desde el punto de vista de Carstens, México tiene una condición muy distinta a las economías europeas emproblemadas. No tiene un déficit fiscal grande por financiar; Hacienda ha recalendarizado la deuda; no se registra un problema de balanza de pagos y el precio del petróleo está muy bien comportado.

El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, sin duda ha logrado un perfil de deuda muy cómodo y ha tomado las decisiones en materia de política económica necesarias. O sea, se observa serenidad y tranquilidad en las autoridades mexicanas.

Invita Peña a premios Nobel

Primero lo hizo Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del Distrito Federal, realizó un foro al que convocó a varios distinguidos economistas con el premio Nobel; ahora está por hacerlo el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

El Mandatario mexiquense está convocando y realizará próximamente lo que llama Foros de Reflexión Compromiso por México, Economía y Desarrollo, en los que participarán dos premios Nobel: Paul Krugman y Eric Maskin, además de otras destacadas personalidades nacionales e internacionales. En este foro, tanto presencial como virtual, se estudiará desde el papel del Estado en la política económica, monetaria, hacendaria y tributaria, hasta los mecanismos de incentivación de la competitividad; los temas de política industrial y desarrollo sectorial, además del desarrollo sustentable en México.

Sin duda se trata de un foro muy relevante por los temas y los conferencistas y participantes. A ver.

CUENTOS VERAS

Ella es una empresaria exitosa, reconocida e identificada como una de las líderes de mayor influencia del World Economic Forum. Hoy está en plena contienda por la gubernatura de su entidad natal: Hidalgo. Es indígena, fue Comisionada Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y luchó por estas comunidades del país.

Su especialidad es la construcción de edificios inteligentes y una buena parte de los existentes en Santa Fe, los hizo ella. Se ha ganado limpiamente su dinero, pero con disparos desde la oscuridad la atacan porque vive en Las Lomas en un departamento cuyo costo han exagerado.

Ella es Xóchitl Gálvez y está decidida a convertirse en un fenómeno social. La apoyan empresarios muy poderosos, pero sobre todo tiene el apoyo de la gente. Con pocos recursos, se ha convertido en una amenaza latente para su competidor.