Finalicé mi columna de ayer 25 de junio, haciendo la siguiente pregunta: “En las elecciones del año entrante, ¿pagarán los candidatos de Morena el mal manejo de las crisis sanitaria y económica?”.

A menos de un año es difícil pronosticar los resultados de las elecciones que se realizarán el primer domingo de junio del 2021. Ese día, los ciudadanos iremos a las urnas para elegir a los 500 diputados federales, 15 gobernadores, 1,063 diputados para 29 congresos locales y 1,926 ayuntamientos, alcaldías y juntas municipales en 29 estados.

De las gubernaturas, el PRI tiene hoy las de Campeche, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas. El PAN gobierna en Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit y Querétaro. A Michoacán lo gobierna un perredista que apoyó al candidato presidencial priista en la elección del 2018.

Según diversas encuestas, si la elección para gobernadores se efectuara hoy, los candidatos de Morena ganarían en 10 de ellos. Esto significa que, si la situación actual no sufre mayores variaciones de aquí al 6 de junio entrante, habrá de 14 a 15 entidades gobernadas por un morenista al finalizar 2021.

Sin embargo, nada es estático y día tras día la realidad de cada persona cambia y con ella su percepción de ésta. Lo que hoy alguien ve bien, mañana lo puede ver mal; mientras que otra persona que hoy percibe algo negativamente, mañana puede percibirlo de una manera diferente.

Y la política, querámoslo o no, es parte de la realidad de cada persona. Y lo que los políticos dicen y hacen es, aceptémoslo o no, un factor que contribuye de manera importante para transformar esa realidad.

Por ello, es indudable que de aquí a las elecciones de junio del 2021 sucederán cosas que transformarán la realidad actual de cada individuo, eventos que, dentro de exactamente 346 días, cada votante tendrá presentes en el momento en que emita sus votos a favor de algunos de los candidatos que ese día competirán por los diversos cargos de elección popular que estarán en juego.

Por ejemplo, ¿cómo decidirán su voto los familiares y amigos de quienes hayan muerto por Covid-19? ¿Culparán al presidente Andrés Manuel López Obrador y a los candidatos de su partido por esa muerte que tal vez no debió ocurrir de haberse aplicado una estrategia efectiva para combatir la pandemia? ¿Cómo votarán los familiares y amigos de quienes enfermaron gravemente, pero sobrevivieron gracias a la atención que recibieron de los heroicos médicos y enfermeras de los hospitales del sector salud? ¿Convertirán el agradecimiento que sienten hacia esos trabajadores de la salud en un voto a favor de los candidatos morenistas?

Y los casi 2 millones de mexicanos que perdieron sus empleos dentro del sector formal de la economía, ¿responsabilizarán o no a AMLO por su penosa situación y según lo que decidan votarán o no a favor de candidatos de Morena?

Y los micro, pequeños y medianos empresarios, ¿le perdonarán o no al presidente que no activara un plan para rescatarlos de los efectos del derrumbe económico y que en plena crisis económica les exigiera seguir pagando sus impuestos como si no pasara nada?

AMLO parece haber olvidado que los seres humanos somos cambiantes en nuestros gustos y deseos, y que nuestra realidad determina por quiénes votamos.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.