Hace un par de días, escuché a dos señoras platicando sobre el gasto familiar. Sin entrar mucho en detalles, una de ellas comentaba que el dinero le rendía cada vez menos, a pesar de que en la televisión aseguraban que la inflación está bajo control .

Tal como lo señalaron Carmelita y su acompañante, las presiones inflacionarias están controladas y dentro del objetivo del Banco de México, de entre 2 y 4 por ciento. Sin embargo, es importante destacar que el indicador es una medición ponderada de todos los bienes y servicios que el INEGI emplea para construir el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), por lo cual el aumento en el costo de cada uno de los productos que adquirimos puede ser menor, igual o mayor al nivel general.

Es un hecho, como lo comentó Enrique Campos el pasado jueves 31 de mayo en su columna titulada: La cara oculta de la inflación, que cada mexicano tiene su propia inflación. (Sin embargo), por más eficiente que sea, el INEGI no nos puede preparar un reporte quincenal individualizado como para ir con el jefe y pedir un aumento que cubra nuestras necesidades .

El consumo de una familia que gana uno, dos o tres salarios mínimos no es el mismo que el de aquellas que reciben más de 10, por ejemplo.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, el 10% de la población con menos recursos destina 47.4% a alimentos, bebidas y tabacos, mientras que el segmento con más ingresos, sólo 21.7 por ciento.

En vivienda, el grupo de personas con menos capital canaliza 9.3% y el de mayores ingresos, 8.9 por ciento. Y las diferencias son prácticamente en todos los segmentos.

Bajo ese precepto, se puede decir que el impacto en el costo de los bienes y servicios es diferente entre los 114 millones de personas que habitan el país.

La inflación anual en abril fue de 3.41%; sin embargo, en el rubro de bebidas, alimentos y tabaco fue de 6.41%, lo cual eventualmente afectó más al segmento de bajos recursos, de acuerdo con lo arriba explicado.

El subsector de vivienda registró una inflación anual de 1.9%, lo que quizás benefició más al decil con recursos menores.

Así, el INPC es un índice general que pondera los costos de todos los bienes y servicios. Su inflación personal será mayor o menor a él, dependiendo de la estructura de su gasto familiar.