La dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, lanzó la convocatoria para el Sexto Congreso Nacional Extraordinario del partido, a realizarse el 17 de noviembre próximo, en el que se buscará incorporar a los estatutos la vía de elección de dirigentes por medio de encuestas.

En conferencia de prensa, la secretaria general de Morena, en funciones de presidenta, aseguró que de acuerdo con una jurisprudencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), permanecerá en el cargo hasta que se elijan los dirigentes sustitutos.

Polevnsky recordó que tendría lugar en la Ciudad de México el Tercer Congreso Nacional Ordinario al que convocó la también aspirante a la dirigencia nacional de Morena, Bertha Luján Uranga.

Pero señaló que la convocatoria a ese congreso ha sido impugnada por algunos de los militantes, porque no existe certeza de que un tercio de los militantes haya pedido su realización y no se apega a los estatutos.

Yeidckol Polevnsky reconoció que todos los acuerdos que se alcanzarán en ese congreso podrían tener validez legal, siempre y cuando lo que se resolviera fuera atribución de ese Congreso, pero, advirtió, lo que le corresponda al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) no tendrá validez.

El domingo por la mañana adelantó que no asistiría al evento convocado por Bertha Luján.

Expuso que el TEPJF mandató en su sentencia a la Comisión Nacional de Honor y Justicia de Morena a emitir un nuevo criterio para precisar las reglas de reelección de dirigentes y consejeros, aprobadas el año pasado.

Asimismo, Yeidckol Polevnsky defendió que ella deberá permanecer al frente del partido el tiempo que sea necesario y se negó a precisar plazo alguno, hasta que se logre la validación del padrón de militantes, se refrende la militancia y se credencialice a todos los que aparezcan en esa lista.

Más tarde, Bertha Luján informó a través de un video que en la sesión a la que convocó hubo quorum para tomar un acuerdo y que se determinó convocar a un Congreso Extraordinario para el domingo 24 de noviembre y se nombre a una dirigencia provisional de Morena, la cual deberá cumplir con las tareas que ordenó llevar a cabo el TEPJF, como es revisar el padrón de militantes y reponer el proceso de selección de la dirigencia del partido.