Con seis años de retraso, el Convenio Marco de Interconexión (CMI) está a cinco días de que la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) emita el dictamen final total, respecto de este marco normativo, cuyo objetivo principal es acotar la dominancia de cualquier operador y procurar la interconexión entre operadores de telecomunicaciones de manera indiscriminada.

Es prácticamente el final de un largo túnel del tiempo por el que cruzó esta compleja y polémica normatividad.

El mercado de la interconexión es mucho más grande que el de la televisión de paga, por ejemplo, y la interconexión en sí misma es el recurso esencial para hacer más competitivos los servicios de telecomunicaciones de voz y datos.

De ahí, la trascendencia de este avance que coloca en la fase final de aprobación del Convenio Marco de Interconexión .

Se trata de un documento de casi 200 cuartillas, que fue aprobado por unanimidad de los comisionados integrantes del pleno del órgano regulador, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

Hay que recordar que originalmente, en el 2006, el CMI fue introducido en el contexto del Acuerdo de Convergencia.

De hecho, la inclusión del CMI fue una recomendación de la Comisión Antimonopolios a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes como una condición para que se le permita a Teléfonos de México (Telmex) dar el servicio de televisión.

La intención expuesta por la Comisión Federal de Competencia es que se corrija el poder dominante de la red de Telmex en materia de interconexión con redes más pequeñas.

Crónica de la gestación de una norma

La idea era que el CMI se emitiera a los 75 días de la publicación del Acuerdo de Convergencia en el Diario Oficial de la Federación.

Sin embargo, el tema estuvo a la deriva en la Cofetel por más de un lustro, hasta que fue retomado por el comisionado Gonzalo Martínez Pous a fines del 2009.

En el 2011 el abogado lo sometió a la consideración del resto de sus colegas y en septiembre de ese año se instaló y sesionó por primera vez el Comité Consultivo de Convergencia, integrado por 21 concesionarios y ocho expertos, y fue presidido por Martínez Pous.

Este Comité sesionó ocho ocasiones y presentó el CMI para la aprobación del pleno el 7 de marzo del 2012.

El 6 de junio siguiente fue aprobado por unanimidad y se envió a la Cofemer para una segunda consulta pública de los interesados y sustanciar el proceso de mejora regulatoria.

La Cofemer envió a la Cofetel el 24 de agosto del 2012 el dictamen total no final y pidió a la Cofetel respuesta a los comentarios de los participantes en el proceso de consulta.

En sesión del 23 de enero del 2013, el pleno de la Cofetel, nuevamente por unanimidad, aprobó la respuesta a la Cofemer.

Y finalmente, luego de siete días en la Oficialía de Partes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ayer fue enviado a la Cofemer para que en cinco días, ahora sí, emita su dictamen final total. Lo notable es que el pleno de la Cofetel, que no se caracteriza por los acuerdos unánimes, ha votado siempre por unanimidad en favor del CMI.

Desde los distintos grupos interesados se ha dicho de todo sobre el CMI.

Ésa es la larga historia de una regulación, que por cierto, una vez que emita su dictamen total final la Cofemer no tiene carácter vinculante.

CUENTOS VERAS

Después de la operación de compra-venta entre accionistas de un paquete de acciones de 20.19% de Aeroméxico, mediante la cual Eduardo Tricio, de Grupo Lala, y Valentín Diez Morodo llegan a la Presidencia y Vicepresidencia de la aerolínea, el ahora expresidente José Luis Chacho Barraza luce una enorme sonrisa y asegura que Tricio impulsará a la empresa. La nueva composición accionaria quedaría más o menos así: Grupo de Eduardo Tricio y Valentín Diez Morodo, 20.19%; Sociedad afiliada a Banamex, 16.11%; Delta Airlines, 4.17%; Pilotos, 3.0% (aproximadamente porque algunos han vendido y se diluyeron del porcentaje original de 4%); Grupo de accionistas originales, 38.9%, y en ésta también se incluye una participación adicional de Tricio y Diez Morodo. Con esta operación de compra venta, Aeroméxico se mexicaniza.

Twitter: @marco_mares

[email protected]