La Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), encabezada por Alejandro Soberón, ¿sigue siendo el rey del espectáculo? El director de Administración y Finanzas, Jaime Zevada, dice que sí.

Luego de la crisis financiera por la que atravesó y a la que le puso punto final en días pasados, CIE vuelve a sus orígenes, con una estructura mucho más pequeña pero más enfocada a su negocio principal: los espectáculos en vivo.

De acuerdo con el último ranking, OCESA es el tercer lugar a nivel mundial como promotor; Foro Sol es el número uno mundial, como estadio (y ya son ocho años consecutivos que ocupa ese puesto); el Palacio de los Deportes es el numero tres a nivel mundial como arena (muy por encima de la Arena Ciudad de México, que llegó al número 12). Entre otras distinciones en las que aparecen auditorios, teatros y clubes de OCESA.

El show business ?debe continuar

Hay que recordar que CIE en plena actuación, cuando estaba en el pico de la cima, sufrió un severo descalabro como consecuencia de la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos, estallada en el año 2008-2009.

CIE avanzaba entonces, con dinamismo extraordinario, en la ampliación y diversificación de sus negocios en México y en el plano internacional: en Estados Unidos y Centro y Sudamérica.

El tropezón financiero obligó a CIE a reestructurar su deuda por 7,700 millones de pesos.

Para ello, tuvo que desinvertir 4,600 millones de pesos. La crisis del 2008 estalló cuando CIE tenía la mayor parte de su deuda a corto plazo; se cerraron los mercados y ya no pudo refinanciar sus deudas.

Hoy CIE, después de la pesadilla financiera, tiene un valor de empresa que ronda los 600 millones de dólares. Por flujo operativo CIE vale 800 millones de pesos anuales.

Con la última venta que hizo -hace unos días- a América Móvil de la Corporación de Medios Integrales, empresa tenedora de la división de medios y espacios y derechos publicitarios, CIE terminó con las ventas de activos que tuvo que realizar para pagar sus deudas.

Como volver a empezar

¿Qué proporción representaba de CIE esta división traspasada? En términos de flujo operativo en el 2012, esa división contribuyó con 20%; CIE se queda con 80% del flujo que tenía.

Mantiene entonces el negocio de entretenimiento en vivo, con el que se originó hace 23 años.

Se queda con el negocio de conciertos, eventos, espectáculos en vivo, teatro, musicales, eventos deportivos y la división que incluye eventos especiales de gran escala como la realización del G-20 (en el 2012) o la COP-16; los eventos del Bicentenario y en general, los eventos macro.

CIE se quedó también con el negocio del Contact Center de Teleservicios; el parque Salitre en Colombia y dos minorías: 15% del negocio de juego que vendió a Codere; y 9.7% de Time For Fun (T4F), una empresa de entretenimiento en vivo en Sudamérica.

Jaime Zevada advierte que, a raíz de la última desinversión de CIE, el precio de la acción se ha recuperado notablemente.

Los títulos de la empresa están a niveles de entre 9 y 9.5 pesos, lo cual refleja un valor de 600 millones de dólares de la empresa. Por otra parte, el nivel de la deuda de CIE al cierre de diciembre del 2012 fue de 2,300 millones de pesos y, si se consideran los recursos obtenidos con la última venta, por 2,668 millones de pesos, más la caja que tiene la empresa, puede decirse que la deuda neta es cero.

En consecuencia, CIE está libre de una cantidad de negocios que le quitaron el foco de concentración.

Su intención es enfocarse en los negocios que conoce bien y que tienen muchas oportunidades de crecer, en el contexto de mucho optimismo respecto del crecimiento económico nacional.

Para el Director Financiero de CIE, es como volver a empezar.

Y ¿la competencia? Aunque siempre le han tenido y le seguirán teniendo respeto a sus competidores, dice Zevada, CIE es un negocio mucho más grande que cualquiera de ellos.

Por poner un ejemplo, arena contra arena, el Palacio de los Deportes, comparado con la Arena Ciudad de México: el primero hizo seis veces más eventos el año pasado que su competencia.

CIE opera 21 inmuebles en el país y el Palacio de los Deportes es solo uno de ellos. CIE no se ha dedicado a comprar ladrillos porque su estrategia es a través de concesiones, permisos o contratos exclusivos de arrendamiento a largo plazo.

CUENTOS VERAS

Dragon Mart es una incógnita que el sector privado busca que sea despejada. ¿Quiénes están realmente detrás de este proyecto tan ambicioso?

Twitter: @marco_mares

[email protected]