La Constitución CDMX fue un ejercicio de reconocimiento sobre la enmarañada pluralidad política y cultural de la ciudad. El texto resultante es un prolijo modelo aspiracional de incontables e insólitos derechos, nuevas instituciones, relaciones entre poderes y principios de política pública en un amplio espectro de temas. Se construyó a partir de profundas discrepancias e irreductibles posiciones doctrinarias, pero casi siempre con dedicación, tolerancia y honestidad intelectual, que no impidieron conocidas manifestaciones de revancha y encono filtradas a Xicoténcatl desde la arena de confrontación partidaria.

En todo caso, el resultado es fiel reflejo de la ciudad, de sus actores y sectores y, por lo tanto, es un rompecabezas o caleidoscopio, crisol (o molcajete) donde concurrieron todos sus ingredientes sociales, culturales, políticos y económicos. El contenido del texto Constitucional revela claramente irreparables conflictos entre visiones del mundo opuestas, pero que fueron procesados dentro de un espacio productivo de encuentro y de diálogo, lo que sin duda enaltece en estos tiempos de incertidumbre a la tempestuosa democracia mexicana.

La conducción fue impecable y talentosa por parte del presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Encinas, al igual que de políticos destacados y presidentes de las comisiones más relevantes, como Enrique Provencio, Enrique Jackson, Gabriela Cuevas, Armando Ríos Piter, y Manuel Díaz Infante. Fue notable también el minucioso, complejo y agobiante trabajo de armonización encabezado por Porfirio Muñoz Ledo, progenitor de esta Constitución. Todo ello permitió alumbrar a la mejor Constitución posible . Recordemos a Voltaire en boca del doctor Pangloss en sus peroratas a Cándido: Este mundo es el mejor posible . Es la mejor Constitución posible dada la feroz diversidad de quienes la construimos tabique a tabique.

Pues bien, ha sido la mejor Constitución posible, pero no la mejor constitución para la Ciudad de México. Es una solución de empate multidimensional entre muchos polos adversos: centralidad en el Gobierno de la ciudad y municipalismo en las alcaldías; entre decisiones técnicas de gobierno y una vecinocracia ahora muy vocal y decisiva; entre el Congreso y el Ejecutivo y el Poder Judicial; entre el futuro y los desafíos del siglo XXI frente a un pasado idealizado; entre los principios de la democracia liberal y riesgosos e incomprensibles privilegios étnicos, raciales y de linaje; entre la gobernanza integral de un organismo urbano indivisible e intereses centrífugos de fractura parroquial; entre poderes fácticos y gremiales y el interés colectivo en la ciudad; entre una economía productiva y una economía distributiva; entre la empresa privada y los monopolios gubernamentales en servicios públicos; entre la democracia representativa y la democracia directa y participativa; entre el poder local de la CDMX y los poderes federales cuando ambos coinciden en un mismo espacio; entre la libertad, responsabilidad y autonomía individuales y el paternalismo y la dependencia al Estado; entre la libre Iniciativa Privada y formas colectivistas de organización y actuación.

Obviamente, no fue un ejercicio irrestricto de optimización constitucional, sino de compensación y equilibrio de intereses y de ideologías, que lograron una metamorfosis profunda del proyecto original.

Pero ha sido la revelación del alma de la ciudad, por primera vez, en forma sistemática y ordenada. Ahora tenemos el alma atormentada en el papel. Un alma atormentada que ama a la ciudad de distintas formas, quizá incompatibles, pero tal vez legítimas. La identificamos, la conocemos y la aceptamos. Nos sentimos orgullosos de nuestra contribución.

Sus contradicciones la harán operar con dificultad, con arena en sus engranes, con rechinidos y crujidos. Ya la pondrán a prueba leyes secundarias y controversias constitucionales, así como el ejercicio de gobierno y la participación de la sociedad. Habrá que repararla. Pero tenemos ahora sedimento y plataforma común para construir y desarrollar. La ciudad tiene conciencia y método.