La Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) tiene una Comisión de Salud y quien la encabeza es el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila. En la reunión de la Conago, en agosto en Mazatlán, Sinaloa, el Mandatario tomó posesión de dicha coordinación y entre los retos como tal, se impuso establecer un Sistema de Coordinación Nacional en Materia Médico-Hospitalaria entre las 32 entidades del país y el gobierno de la República.

Será interesante conocer los avances de dicha coordinación, pues su objetivo expreso es lograr acuerdos regionales de intercambio y asistencia; reducir la mortalidad materna e infantil (en menores de cinco años) y combatir enfermedades de relevancia internacional, como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) y la tuberculosis.

No hay duda que el de la salud es un rubro al cual el gobernador Eruviel Ávila da suma importancia y en su propia entidad lo está buscando demostrar. Era algo necesario, porque el rezago de la entidad en indicadores clave como la mortalidad materna había sido notoria en el pasado, con todo y que -después del Distrito Federal- es la entidad con mayor infraestructura hospitalaria.

El Estado de México cuenta con 1,300 unidades médicas y 66 hospitales. Y el gobernador Eruviel Ávila acaba de anunciar que este año destinará 1,400 millones de pesos para construir y rehabilitar ocho hospitales regionales en Acolman, Chicoloapan, Chiconcuac, Coacalco, Cuautitlán Izcalli, Tlalnepantla, Zumpango y Zinacantepec, así como la apertura de un banco de tejidos y una clínica de fertilidad en Toluca, además de la construcción del Hospital para la Discapacidad Visual en Naucalpan. Algo interesante es que se construirá en Ecatepec el primer Hospital Oncológico del valle de México.

El brazo derecho de Eruviel en estas acciones es César Gómez Monje, el secretario de Salud del Estado de México, quien se ve muy enfocado en su encomienda de mejorar los niveles de salud de los mexiquenses, pero debe tener muy claro que la prioridad y uno de los principales retos es reducir la mortalidad materna, pues si bien sí ha bajado en el estado, no ha sido con la velocidad requerida. Y así lo ha reconocido el gobernador Eruviel, que esta semana fue acompañado del presidente Enrique Peña Nieto a inaugurar el Hospital General de Axapusco, uno de los ocho nuevos hospitales previstos para inaugurar este año por el gobierno mexiquense y que es parte de la red de nosocomios para dar cobertura a afiliados del Seguro Popular.

Por cierto que el Hospital de Axapusco es de llamar la atención por varias razones. En primer lugar, contará con un sistema robotizado para la entrega de fármacos, de modo que el paciente reciba la cantidad exacta de medicamentos, se eviten así los sobrantes, que muchas veces inducen a la automedicación, y al mismo tiempo se generen ahorros, debido precisamente a que no habrá desperdicio de medicinas.

El Hospital de Axapusco también es importante porque tendrá el cuarto banco de leche materna del estado de México, con lo que se convierte en la entidad que más impulsa estos centros recolectores de leche materna de parte de madres donantes para ofrecerla a bebés que la necesitan, un concepto que en países europeos ha logrado buenos resultados.

En tercer lugar, el hospital de Axapusco, que implicó una inversión de 90 millones de pesos -inaugurado tras ocho años de espera, pues por mucho tiempo permaneció en obra negra-, atenderá a unos 230,000 habitantes del valle de Teotihuacán. Esta región históricamente ha sido la zona más rezagada del Estado de México y contrasta en forma notoria con el desarrollo e infraestructura de las regiones aledañas a la capital mexiquense en la ciudad de Toluca. De hecho, hablando sólo del ámbito médico, los pobladores de la región teotihuacana frecuentemente tienen que recurrir a hospitales del estado de Hidalgo y de la capital del país.

@maribelrcoronel