En la nota anterior denotaba la importancia de consolidar estrategias para hacer un uso sostenible del agua mediante cooperación institucional, por lo que continúo en esta sección comentando que los retos que se han presentado en materia de financiamiento a la infraestructura hidroagrícola son que los conceptos de inversión no se constituyen en garantías naturales.

En la nota anterior denotaba la importancia de consolidar estrategias para hacer un uso sostenible del agua mediante cooperación institucional, por lo que continúo en esta sección comentando que los retos que se han presentado en materia de financiamiento a la infraestructura hidroagrícola son que los conceptos de inversión no se constituyen en garantías naturales

Los créditos requieren largo plazo para su recuperación, entre otros, en este sentido FIRA y la Conagua en el 2012 conjuntaron esfuerzos y recursos para crear el Fondo de Garantías para el Uso Eficiente del Agua (Fonagua).

El Fonagua tiene como propósito incrementar la inversión privada y el financiamiento de largo plazo para infraestructura hidroagrícola, dando prioridad a la modernización de áreas compactas de riego, en donde los sujetos de crédito son las asociaciones de usuarios de riego, la fuente de pago son cuotas de servicio de riego y los plazos de crédito pueden ser hasta 20 años.

En la parte de la tecnificación del riego, FIRA, como instancia ejecutora de la Sagarpa dentro del Proyecto Estratégico de Tecnificación del Riego durante el periodo 2009-2012, apoyó y financió la inversión de 145,702 ha, con la colocación de 1,742 millones de pesos y 8,855 productores beneficiados.

Asimismo, se tienen experiencias exitosas en proyectos de rehabilitación y modernización de pozos de riego en acuíferos sobreexplotados como el caso de la Asudir en el Distrito de Riego 037 de Altar-Pitiquito-Caborca, en donde se ha logrado elevar la eficiencia electromecánica de los pozos de un 30 hasta un 80%, lo que ha permitido ahorros de consumo de energía eléctrica y por lo tanto disminución de los costos por energía eléctrica.

Los ejes de actuación que comprenden la inversión en infraestructura hidroagrícola y tecnificación del riego deberán y se están acompañando de un plan de capacitación y asistencia técnica tanto a los usuarios como a los operadores de los módulos de riego; en este sentido, es indispensable trabajar en la formación de cuadros técnicos que otorgarán la asistencia técnica para un uso eficiente del agua.

Tan sólo con una adecuada asistencia técnica a nivel parcelario en los sistemas de gravedad, se pueden tener ahorros de 500 m3/ha, y en el caso de pasar de riego por gravedad a riego presurizado la eficiencia de aplicación puede mejorarse de 20 hasta 30 puntos porcentuales, lo que puede representar ahorros por hectárea de al menos 1,500 m3/ha, sin considerar otros beneficios como pueden ser incrementos a la productividad y la derrama económica.

Un ejemplo de éxito es el Programa de Asistencia Técnica para un Uso Eficiente del Agua en los Distritos de Riego 041 del Río Yaqui y 038 del Río Mayo en el sur del estado de Sonora, en donde los primeros resultados del ciclo OI 2011/2012 reportaron ahorros de agua de 71.05 cm en promedio del ciclo anterior a 61.42 cm en las unidades de producción asesoradas, en 13 módulos de riego del Distrito de Riego 041, con la participación de 17 técnicos, logrando así elevar la productividad del agua al pasar de 1.02 kg/m3 de agua en trigo ciclo OI 2010/2011 a 1.13 kg/m3 de agua.

En resumen, los resultados que se esperan con la acción conjunta de entidades de gobierno y usuarios del agua son mayor inversión en infraestructura de beneficio común e individual e impactar directamente en mejorar la eficiencia en el uso del agua.

*Artemio Vázquez Aguilar es especialista regional de Promoción en el Noroeste en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]