En 1988, FIRA a través de Centro de Desarrollo Tecnológico (CDT) Villadiego inició con la promoción y difusión del sistema de Labranza de Conservación (L-C). Las principales limitantes que se tenían en ese año, para lograr la adopción de la tecnología propuesta, eran la falta de maquinaria especializada, la falta de técnicos expertos en la materia y la actitud de rechazo al cambio por parte de los productores.

En 1988, FIRA a través de Centro de Desarrollo Tecnológico (CDT) Villadiego inició con la promoción y difusión del sistema de Labranza de Conservación (L-C). Las principales limitantes que se tenían en ese año, para lograr la adopción de la tecnología propuesta, eran la falta de maquinaria especializada, la falta de técnicos expertos en la materia y la actitud de rechazo al cambio por parte de los productores.

Para paliar lo anterior, FIRA importó sembradoras de labranza cero, las cuales se entregaron en comodato, a despachos de asesoría técnica, para que fueran utilizadas en maquila de siembra a los productores interesados. También se diseñó y estructuró un curso de formación de asesores de larga duración sobre diversos tópicos relacionados con el sistema de L-C, como sus fundamentos y principios, el manejo de los residuos, el control de malezas, el riego, el manejo integrado de plagas, la nutrición balanceada, la maquinaria especializada, entre otros temas que deben dominar los técnicos expertos en L-C.

Asimismo, para inducir la participación de los productores en la adopción de la Labranza de Conservación se implementaron parcelas demostrativas en todo el país, en las cuales se daban a conocer los fundamentos básicos de la L-C y se demostraban sus beneficios a corto y mediano plazo, como el ahorro de costos por menos pasos de maquinaria, así como la mejora de la estructura y fertilidad del suelo por la incorporación de materia orgánica al descomponerse los rastrojos, que se dejan como mantillo sobre la superficie.

En este proceso se logró convencer a empresarios fabricantes de bienes agromecánicos para que participaran en el diseño y fabricación de prototipos de sembradoras de labranza de conservación. Hoy se tienen cuatro fábricas en Guanajuato, las cuales exportan sus equipos a Centro y Sudamérica.

Es importante destacar también la coordinación interinstitucional que se ha generado con dependencias de gobierno, centros de investigación y desarrollo, así como con Universidades, las cuales reconocen el esfuerzo que FIRA ha hecho en estos 25 años para impulsar la labranza de conservación. Es por ello que se les invitó a celebrarlos con un gran evento, el Encuentro Internacional FIRA: 25 años de promoción de la labranza de conservación. Éste se desarrolló el pasado 29 de noviembre en las instalaciones del CDT Villadiego, con una afluencia de 1350 participantes entre técnicos, agricultores, empresarios y funcionarios de gobierno, que se dieron cita en este mitin que fue presidido por el director general de FIRA, el doctor Rafael Gamboa González, y el gobernador constitucional de Guanajuato, el licenciado Miguel Márquez Márquez.

El evento tuvo varios actos relevantes: develación de placa alusiva, firma de convenio con la Universidad de Guanajuato y tres bloques de conferencias con ponentes internacionales, nacionales, así como testimonios de organizaciones de productores. El día de mañana expondré en este espacio los factores clave como el acompañamiento técnico experto, la investigación y el desarrollo de estas tecnologías.

*Esteban Michel Ramírez es jefe de departamento del CDT Villadiego de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]