Aún existen temas pendientes y riesgos latentes, pero todo indica que lo peor de la crisis del euro ya quedó atrás. Esto se ve reflejado en el upgrade que la agencia Moody's le dio a la clasificación de riesgo de Irlanda, devolviéndole el "grado de inversión" (Investment grade), con perspectivas positivas. La decisión se basó en el potencial de crecimiento de la economía y en el saneamiento de las cuentas públicas que le permitiría acceder nuevamente a los mercados de deuda.

El Producto Interno Bruto (PIB) de China creció 7.7% durante 2013, marginalmente sobre las expectativas y levemente sobre la meta de crecimiento (7.5%). A pesar de lo anterior, se mantienen las dudas respecto de la capacidad o habilidad para introducir reformas estructurales sin que el crecimiento se ubique bajo la meta. De hecho, durante el 4T13, el clima de negocios y la confianza de los inversionistas cayeron con respecto al trimestre anterior.

En Taiwán, las órdenes de exportaciones se aceleraron de 0.8% a 7.4% en diciembre, superando ampliamente las expectativas (2%).

A pesar de las buenas noticias económicas y corporativas, los mercados mundiales continúan mostrando un comportamiento dubitativo. Además, en esta jornada los volúmenes transaccionados fueron significativamente menores ante el feriado en Estados Unidos (Martin Luther King).

En Latinoamérica, el Bovespa brasilero perdió casi 1% y el IPSA de Santiago 0.4 por ciento. En tanto, Argentina, Colombia, México y Perú anotaron alzas en torno a 0.3 por ciento.

En una jornada errática, Alemania cerró con un retroceso de 0.3%, mientras que Francia y España 0.1%. En tanto, Londres y Milán registraron alzas marginales.

Los mercados asiáticos registraron resultados mixtos. El Sensex de la India destacó con un alza de 0.7%, mientras que Corea ganó 0.5%, 0.4% Indonesia y 0.3% Taiwán. En tanto, China bajó 0.7%, Japón 0.6% y Malasia 0.3%.

*Los muchachos están de vuelta en la ciudad. Canción de la banda de rock irlandesa Thin Lizzy. La canción fue publicada en el disco Jailbreak en 1976 y es considerada una de las 500 mejores canciones de rock según la revista Rolling Stone.