Acudimos a una reunión con los directivos de Corpovael, SAB de CV (clave de cotización: CADU) en la que se trataron temas importantes relativos al desempeño del 2017 y las perspectivas para el 2018. CADU es una empresa enfocada en el desarrollo de vivienda de interés social, medio y residencial

Es importante mencionar que la acción mostró una volatilidad importante a inicios del año pasado, atribuido en gran medida a los ajustes en los subsidios gubernamentales y al nerviosismo del mercado por la exposición de la empresa al segmento de interés social; no obstante, la empresa revirtió este potencial riesgo y demostró a lo largo del 2017 incluso mejores resultados respecto a años anteriores.

Al cierre del 2017, el precio de la acción registró un rendimiento de casi 70% con base en los mínimos niveles alcanzados en este periodo.

Debido a la actualización en la mezcla de ventas, la empresa ha adquirido una mayor rentabilidad. La administración destacó la importancia de su desarrollo Allure en Cancún, el primer proyecto de gama alta de departamentos con un precio promedio de 15 millones de pesos, y cómo la venta de 30 a 40 unidades en los próximos trimestres, tan sólo de este activo, incidiría de manera positiva los resultados de este año.

En cuanto a las medidas para hacer frente a la incertidumbre política y económica que tendrá el país durante el 2018, la administración mencionó que la liquidez es uno de los factores principales que tendrá en cuenta.

Manteniendo una liquidez elevada, la empresa podrá cubrirse ante el riesgo de financiamiento y la solvencia para cubrir los desarrollos con los que ya se cuentan.

En línea con esta estrategia, el pasado 21 de febrero se emitieron certificados bursátiles de deuda por 500 millones de pesos de un programa total autorizado por 1,500 millones de pesos con vigencia de cinco años.

Ésta sería la cuarta emisión de certificados de la compañía. Cabe destacar que es la primera emisión sin garantía, además, la empresa adquirió la categoría de emisor recurrente, lo que agilizará las emisiones futuras de certificados.

En cuanto al tema de subsidios por parte del gobierno, la empresa mencionó que es un factor que únicamente influye en el número de viviendas escrituradas por concepto de interés social y que una disminución en subsidios es fácilmente contrarrestada con una mayor concentración de fuerza de ventas en este sector.

Ante los fuertes incrementos esperados en materias primas de construcción, incluyendo el cemento, explicaron que los costos de  edificación de las propiedades representan aproximadamente 40% del precio de venta y, de este porcentaje, menos de 5% es representado por materiales como el cemento.

La transferencia de estos costos al precio de venta, por lo tanto, no representaría un problema significativo. Además, suelen pactar algunos precios con proveedores a finales de año, para asegurar los costos de al menos el primer trimestre del año siguiente.

Como proyecciones hacia los próximos trimestres, CADU estimó que la cantidad de viviendas escrituradas tenderá a disminuir para enfocarse más en incrementar el precio promedio y, como consecuencia, los ingresos consolidados y la rentabilidad de la compañía.

Para lograr estos objetivos, seguirá diversificándose en mezcla de ventas, incorporando más desarrollos de vivienda media y residencial, segmentos que reflejan mayores márgenes.

En cuanto a su diversificación geográfica, la empresa consideró que sería desfavorable expandirse a nuevos estados debido a las largas curvas de aprendizaje y el incremento importante de esfuerzos y recursos que se destinarían.

Consideraron que las principales plazas con las que cuentan ahora (Quintana Roo, Valle de México y Jalisco) todavía cuentan con un alto potencial de crecimiento y planean seguir con un desarrollo activo en las mismas.

La administración destacó que la guía para el 2018 consta de crecimientos de doble dígito en ingresos totales, EBITDA y utilidad neta, además de estimar un crecimiento de entre 50 y 100 puntos base en el margen EBITDA.

Las ventas incrementarían alrededor de 11% a/a a finales del 2018. Por otro lado, se prevén métricas de apalancamiento estables, con una razón Deuda neta a EBITDA cercana a 1.5x.

Consideramos que las estrategias planteadas por la empresa van en línea con el crecimiento planeado. Detallamos nuestro precio objetivo y recomendación de la acción en nuestro sitio, www.signumresearch.com.

* Armando Rodríguez es gerente de análisis y Alejandra Abarca es analista de Signum Research.