Desde las cuatro de la tarde del 19 de enero, se sabía. Por buenos oficios de sus más cercanos colaboradores. El candidato ganador, para pelear el gobierno del Distrito Federal a todos los postulantes de otros partidos, rumbo a julio del 2012, es: Miguel Ángel Mancera.

Vamos a la historia. Mancera no era nadie, lo elevo esclarecer hechos violentos en la Ciudad de México, que asumió, porque a otros los corrieron. No pensó, en que vendría. Se volvió político, nos cuentan altas esferas de procuración de justicia federales que ya tenía marcado el camino. Era su deseo, aunque no lo contara’’.

Las historias de Procuradores no quemados. Una vez apareció, en una lista de finales de sexenio priísta, de Miguel de la Madrid, en una hoja, cuando eran épocas presidencialistas rumbo a la Presidencia de la República, unas siglas, no nombre, que puede ser un paralelo para el 2012.

Decía el documento priísta: SG’’.

Se activo todo el aparato tricolor.

Se interpretó, que el bueno era Sergio García Ramírez, Procurador General de la República, en ese entonces.

Pero no. Era Carlos Salinas de Gortari, ese que nos llevó a ser uno de los países llamados a pasar del Tercer mundo a desarrollados.

Eso lo seguimos esperando.

Vamos a platicar del hombre de aplicación de la Ley. Tanto, que aunque no llegó al poder, ha presidido desde entonces, las mejores instancias nacionales e internacionales de procuración e impartición de justicia, aún cuando su exmujer lo acusó de todo. Hoy, es, Consejero electoral.

Por qué va la analogía. Miguel Ángel Mancera, no es puritano, pero quiere gobernar la capital del país, que logró con su trabajo, eso es lo relevante. Y se cree un candidato ciudadano’’.

Eso es un tema de discusión para los letrados’’.

Ahora el Partido de la Revolución Democrática (PRD), está de plácemes, tiene un gallo, independientemente. Pese a los que aceptaron o no, como Alejandra Barrales y demás traidores del PRI, que luchan por algo.

Esperemos pues.

COMMODATO

Le quedan once meses, pero le sobra valor, para hacer lo que en diez años no se hizo. Se llama Marisela Morales Ibáñes, procuradora General de la República, a quien un exprocurador general de la República, la definió como: es una de las tres chicas súper poderosas .

Es mujer con talento, preparación y experiencia, no a la ligera. La veremos a decidir en los próximos meses, antes que se vayan los panistas del poder.