Las pasadas semanas nos han dejado con un panorama un poco más claro de lo que será el sector de las telecomunicaciones en los próximos años. Algunos se preguntarán por qué me aventuro a decir esto. Sencillo: ya por lo menos se sabe quién será el próximo Presidente de la nación, lo que no es un dato menor. Sobre el desarrollo del sector, el único deseo - ¿o será súplica? - que tengo es que, de alguna forma, se comience a actuar sobre los puntos de coincidencia de los diferentes diagnósticos del mercado. Me refiero, fundamentalmente, a dos puntos: a) fomentar el desarrollo de la inversión en infraestructura en aquellas zonas donde en estos momentos no hay redes que ofrezcan estos servicios y b) delinear un plan nacional de banda ancha.

Dudo mucho que haya alguien en México que no afirme la necesidad de un plan de acción sobre estos dos puntos, el problema es la forma en que los distintos sectores de la industria deseen que se implementen estos cambios. Aunque muchos se sorprendan, este problema no es sólo de México. Muchos países de la región se enfrentan a discusiones similares y, en aquellos donde ya hay una iniciativa gubernamental para el desarrollo de banda ancha, la discusión se ha modificado para identificar qué está mal hecho o qué se debe mejorar. Ha sido esta problemática panregional la que llevó a Signals Telecom Consulting a publicar el pasado mes de marzo el estudio Inversión y regulación: una aproximación plural en el que, además de presentar un panorama del entorno competitivo regional, fueron abordados temas directamente relacionados al desarrollo del sector de telecomunicaciones.

Un importante mensaje de este estudio -y que sirve de marco para todos los temas que discute el documento- es la necesidad de evolucionar la regulación hacia un entorno de licencia única. En otras palabras, se pide regulación convergente y tecnológicamente agnóstica en un mundo donde los contenidos y la velocidad del tráfico de datos son cada vez más relevantes. Asimismo, el estudio utiliza los ejemplos de Perú y República Dominicana para ilustrar la necesidad e importancia de la inversión en infraestructura para conectar zonas rurales, siendo el mensaje más enfatizado el desarrollo de redes híbridas que permitan abaratar los costos de despliegue.

Un tema no menos controversial -pero esencial en el sano debate regional de telecomunicaciones- se refiere a la desagregación de redes. Este análisis toma como ejemplo principal el impacto de la desagregación en Chile, considerado uno de los mercados más avanzados en temas de regulación de América Latina -sin olvidar que fue el primer país del mundo en aprobar una ley sobre neutralidad de redes. Este análisis debe ser lectura obligada de todos los reguladores de América Latina: la desagregación es buena sólo en aquellos servicios de mercado con alto nivel de adopción y oferta. De lo contrario, se corre el riesgo de fomentar la desinversión y retrasar la innovación tecnológica. Este análisis menciona que en estos momentos las únicas redes que pueden desagregarse en América Latina son aquellas de los operadores móviles por medio de operadores móviles virtuales.

Velocidades mínimas ?de banda ancha regional

La tercera edición del Índice de Tarifas de Banda Ancha para América Latina , que elabora Signals Telecom Consulting, muestra que la tendencia a reducir tarifas e incrementar velocidades continúa. Sin embargo, el dato a destacar de esta investigación es cómo los operadores comienzan a eliminar de su cartera de servicios velocidades de transmisión menores a 1 Mbps, con algunos de los operadores más agresivos ofertando 5 Mbps como velocidad mínima. En el caso de México, se observa la modificación hecha por Telmex en su oferta para ofrece un mínimo de 3 Mbps y las mejores de Megacable que, en algunas localidades, sólo ofrece 5 Mbps de velocidad mínima (en algunas localidades ofrece velocidades menores). A continuación, una tabla que muestra las velocidades mínimas de banda ancha de algunos operadores de telecomunicaciones de América Latina.

Velocidades ?Mínimas de Banda Ancha

  • ETB Colombia / 1,1 Mbps
  • Telefónica del Sur Chile / 1,2 Mbps
  • Telefónica Argentina / 1,6 Mbps
  • Claro Ecuador / 1,6 Mbps
  • TV Cable Ecuador / 1,7 Mbps
  • Movistar Chile / 2 Mbps
  • Cable Onda Panamá / 2 Mbps
  • Cablevisión México / 2 Mbps
  • Claro Chile / 2 Mbps
  • GTD Manquehue / 2 Mbps
  • Telmex México / 3 Mbps
  • Megacable México* / 5 Mbps
  • GVT Brasil / 5 Mbps

*José F. Otero es presidente de Signals Telecom Group.