El crédito que otorgan los bancos a las entidades federativas sí es un motivo de alerta para los apagafuegos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

De acuerdo con ellos, el factor de riesgo radica en que son los bancos pequeños los que administran la mayor cartera de crédito otorgado a gobiernos subnacionales.

Y por tanto, consideran que un problema de solvencia de alguno de los acreditados sí podría escalarse para el acreedor.

Esta advertencia viene en el Programa quinquenal de Evaluación del Sector Financiero de México (PESF por su sigla en inglés), que es una radiografía completa del sector, que realizan los expertos financieros del Fondo y del Banco, como una medida preventiva para detectar eventuales dolores de cabeza para las autoridades locales... Y para ellos mismos.

La lista

En el documento, los analistas no dieron nombre alguno ni mayor referencia sobre los bancos a los que se refieren como small Banks . Sin embargo, basta observar las estadísticas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para entender quienes son los destinatarios de la advertencia.

Los bancos que presentan una mayor cartera de entidades gubernamentales en relación a su cartera total son Interacciones, con el 68.67%; Multiva con el 42.98%; Afirme con 25.27%; Bansí, con el 25.02% y Banorte con el 21.38 por ciento.

De acuerdo con las agencias calificadoras, el crédito a estos gobiernos no es un factor importante de riesgo, pues apenas representa el 2% del PIB. Refieren incluso que en un comparativo internacional, los gobiernos subnacionales de países como Brasil, o el propio Estados Unidos, tienen endeudamientos superiores al 40% del PIB.

El problema o el factor de riesgo que ven en México, es que los créditos no son transparentes, es decir, existen financiamientos de corto plazo no documentados y esos sí pueden ser una bomba de tiempo.

Ahí está el caso de Coahuila.