La perspectiva de los banqueros de México sobre el futuro inmediato del país es positiva, aunque tienen algunos temas que los mantienen preocupados y ocupados.

De entrada, lo que asegura el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Jaime Ruiz Sacristán, es que la banca en México continuará creciendo a tasas de doble dígito, sin considerar el crecimiento económico que se alcance vía las reformas estructurales que pudieran aprobarse.

¡Peeeero .! les preocupan las circulares que heredó el Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Guillermo Babatz.

La papa caliente tiene que ver con la regulación aplicada de manera adelantada en México de Basilea III.

La nueva regulación obligaría a los bancos a que coticen en la Bolsa Mexicana de Valores a partir del 2016.

Y también los obligaría a que contabilicen, como capital básico, las obligaciones convertibles y los bonos contingentes convertibles, mejor conocidos como cocos, que emitan a partir de enero del 2013.

Los banqueros gritan a coro que se elimine tal obligatoriedad y advierten que de ponerse en vigor podrían incluso llevar a la quiebra a algunos bancos.

Va en contra de lo que requieren los bancos -dicen- justo en el momento en que se avecina una dinámica de mayor crecimiento económico.

Para acompañar una mayor tasa de crecimiento del país, los bancos requieren fortalecer su capital para poder incrementar el crédito, tal y como lo pide el presidente Enrique Peña Nieto.

Los cocos son mecanismos de absorción de pérdidas, no son obligaciones subordinadas.

Los cocos pagan tasas de interés 128 veces más altas respecto de las que pagan los bancos semestralmente y a diferencia de las obligaciones subordinadas que tiene un perfil temporal, los cocos son perpetuos.

Esa es una de las preocupaciones de la banca.

La otra tiene que ver con la reducción de las tasas de interés y la banca de desarrollo.

Respecto de las primeras confían en que no se buscará reducir las tasas de interés por decreto.

Y de la banca de desarrollo aseguran que, mientras no se busque volver al pasado, cuando la banca de desarrollo intentó ofrecer créditos de primer piso, todo irá bien.

Por lo demás, los banqueros ven un futuro de mediano y largo plazo muy positivo.

Y esperan con ansiedad el mes de enero para conversar con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray para plantearle sus argumentos sobre estos temas.

México, prioritario ?para Sony: Suzuki

La innovación es parte del ADN de Sony y será parte fundamental para la revitalización de sus negocios, asegura Takayuki Suzuki, presidente de Sony México.

México es un mercado prioritario para la compañía, tanto por su participación en el negocio, como por el potencial de crecimiento que tiene.

Sin embargo, no hay planes para una fábrica de manufactura en México.

La estrategia de Sony se orienta más al diseño e innovación de productos exclusivos para el mercado mexicano.

Los mercados emergentes serán el foco para la recuperación de Sony.

Se ha trazado una estrategia específicamente diseñada para los mercados emergentes, que incluye fortalecer la cadena de suministros y operaciones, además de ciertos productos diseñados para sus propias necesidades. Para el final del año fiscal del 2014, los mercados emergentes, en donde está incluido México, aportarán alrededor de 60% de las ventas en audio, video y tecnologías de la información.

Con respecto al origen de la crisis en Sony, Suzuki reconoce que esa empresa ha tenido un periodo complicado, como consecuencia de diversos problemas.

Desde fenómenos naturales hasta económicos, como el debilitamiento de las ventas por la desaceleración económica mundial, la fortaleza del yen, el deterioro de la rentabilidad del negocio de televisiones y el impacto de las inundaciones en Tailandia, entre otros.

Por eso es que Sony se está transformando estructuralmente para mejorar su rentabilidad y retomar las utilidades; se está reinventando para ofrecer nuevas y emocionantes experiencias a sus clientes en el mundo.

CUENTOS VERAS

Ahorros por 2,000 millones de pesos se alcanzarán con el decreto de austeridad propuesto por el presidente Enrique Peña Nieto y presentado por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Se logrará con la reducción de 5% en los sueldos de mandos medios y superiores y recortes de operación. El cálculo de los ahorros por este último concepto, se hará en el primer cuatrimestre, luego de que cada dependencia realice el diagnóstico respectivo. El decreto de austeridad envía una buena señal, muy lejano al recurso demagógico de aquel candidato que ofreció una reducción de 50% en sueldos y salarios. Es una medida mesurada que esencialmente busca establecer la buena voluntad del gobierno entrante.

Los recursos para los programas sociales prometidos tendrán que provenir de la reforma hacendaria. Eso que ni qué.

Twitter: @marco_mares

[email protected]