Salvo los bancos pequeños, todos los bancos en México tendrán que cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Así lo establecen las reglas de capital del nuevo acuerdo de Basilea III, que entrarán en vigor hasta el 2017 y el 2019, aunque en México se tiene la intención de adoptarlas con anticipación.

Las reglas de capital vigentes para la banca en México son muy estrictas y muy parecidas a las que se acordaron en el marco de Basilea III. La intención de que se adopten en nuestro país con anticipación enviaría una señal de fortaleza muy importante del sistema de pagos nacional frente a la turbulencia internacional.

Y el impacto que tendría su aplicación en México sería muy bajo; los índices de capitalización de los bancos que operan en el país se verían afectados en menos de medio punto, en promedio, y todas las instituciones de crédito nacionales las pueden cumplir sin ningún problema.

El presidente del órgano regulador del sistema financiero nacional, Guillermo Babatz, lo tiene muy claro.

Las nuevas reglas del acuerdo internacional establecen que para que los bancos emitan obligaciones subordinadas y que cuenten con parte del índice de capital se requiere que sean convertibles a acciones que sean bursátiles.

Eso quiere decir que los bancos tendrán que emitir acciones que coticen en la Bolsa Mexicana de Valores.

En otras palabras, los bancos mexicanos podrán continuar emitiendo obligaciones subordinadas, pero no contarán como parte del capital regulatorio si no son bursátiles, si no cotizan en la BMV.

Bancos pequeños, la excepción

Sin embargo, la propia Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) planea una excepción a la regla para los bancos muy pequeños.

Desde la perspectiva de que para los bancos de reciente creación es muy complicado que coloquen en el mercado bursátil.

El tema de que los bancos coticen en la BMV no es nuevo, lo proponía desde que estuvo a cargo del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez.

Y la oposición de la banca mexicana tampoco es nueva.

Hoy en voz del presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México, Luis Robles Miaja, la colocación de los bancos en México en el mercado bursátil les pondría en desventaja. Sin embargo, Babatz no piensa igual.

Para el regulador, la colocación de la parte de los negocios de la banca que operan en México generará muchas ventajas.

La principal es que provocará mucho análisis y mucho escrutinio por parte de los inversionistas en torno de la operación de los bancos.

Eso facilita la supervisión de las instituciones y de alguna forma las hace más mexicanas de lo que ya son, en el sentido de que el público inversionista en México tiene un interés económico en lo que suceda con ese banco.

Legalmente no se les puede obligar

Sin embargo, Babatz también está consciente de que legalmente no es factible que la autoridad fuerce a los bancos que ya tienen una autorización que se dio bajo ciertas reglas y ahora se les diga que tienen que cotizar necesariamente en la BMV.

No obstante, las nuevas reglas de Basilea III serán un incentivo muy fuerte para que coticen en la BMV y será muy razonable que lo hagan. De hecho, los bancos en todo el mundo cotizan en las bolsas de valores; no es algo que no suceda en otras partes del mundo.

Sucursales o fondeo a largo plazo

El acuerdo de Basilea III, además de la capitalización, prevé reglas de liquidez.

Lo que buscan estas reglas es que los bancos tengan, por un lado, suficiente fondeo, suficientes activos líquidos para aguantar un periodo de dificultad en el fondeo.

Y, por el otro lado, que haya cierta congruencia entre el plazo de los activos y el plazo de los pasivos.

Y una de las maneras con las que se podría lograr este objetivo sería aumentando la captación a través de sucursales, lo que llevaría a los bancos a contar con más sucursales.

Pero no es la única manera de cumplir con tales requisitos de liquidez; la otra mecánica es obtener fondeo a plazo.

Y esto es en lo que trabajará la autoridad en los próximos años y hay mucho tiempo para discutirlo.

CUENTOS VERAS

Maseca patrocinará desde hoy y hasta el año 2014 a la Selección Mexicana de Futbol. El anuncio lo hizo el director general de Gruma, Roberto González Alcalá. Gruma patrocina en Australia al equipo campeón de futbol australiano Bulldogs y en el 2010 patrocinó el Mundial Femenil de Netball, celebrado en Singapur; en Honduras, El Salvador y Estados Unidos, también patrocina equipos importantes de futbol soccer y en México a equipos de beisbol profesional como los campeones de la Serie del Caribe 2011, Yaquis de Obregón.

Twitter: @marco_mares