Durante los últimos tres años, con la producción y el consumo de maíz en niveles récord, un ciclo con superávit, tras uno con déficit e inventarios muy reducidos, el mercado mundial de este cereal se mantiene en un balance muy ajustado.

De acuerdo con información del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés), durante el ciclo 2011/12, la producción global de maíz ascendió a 881.7 millones de toneladas. La cosecha récord se explica por la mayor superficie de cultivo jamás registrada y un rendimiento medio mundial sin precedente.

Por su parte, el consumo reportó un máximo histórico de 864.0 millones de toneladas. Así, resultó una ligera recuperación de los inventarios globales al final del ciclo con respecto al 2010/11.

Para la cosecha global del ciclo 2012/13 que está en curso, el USDA realizó una estimación inicial, en mayo pasado, de 945.8 millones de toneladas, ésta se sustentó principalmente en una superficie cultivada de maíz en un nuevo récord histórico.

Sin embargo, las expectativas se deterioraron drásticamente durante julio y agosto, debido a la intensa sequía que afectó al cultivo estadounidense.

De acuerdo con las estimaciones correspondientes a diciembre, se prevé una producción mundial de 849.1 millones de toneladas. Dicho volumen sería 3.7% inferior a la del ciclo previo y 10.2% menor que la previsión de mayo.

Para Estados Unidos, se estima una cosecha de 272.4 millones de toneladas, la más baja en seis años, 13.2% menor que en el ciclo previo y 27.5% por debajo de la previsión antes de la sequía.

En tanto, en China, la producción alcanzaría un récord de 208.0 millones de toneladas. En el país asiático, los altos precios del maíz incentivaron la expansión de las siembras y favorable condiciones de humedad impactaron positivamente los rendimientos, llevándolos a niveles récord.

Su cosecha crecería 7.9% con respecto al 2011/12 y a la previsión inicial del USDA. Al cierre del ciclo 2012/13, Estados Unidos reduciría su participación en la oferta mundial a 32.1%, la más baja en 24 años. En tanto, China la incrementaría a un nivel sin precedente de 24.5 por ciento.

En tanto, se prevé que el consumo de maíz en 2012/13 supere a la producción global en 17.5 millones de toneladas, impulsado por el aumento en la demanda de grano destinado al consumo animal en China y la Unión Europea. Como resultado de lo anterior, los inventarios al final del ciclo, como proporción del consumo, descenderían a su nivel más bajo en 39 años. Sin duda, la fuerte presión sobre los precios del maíz continuará en el 2013.

*Darío Gaucín es especialista en la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]