Lo importante no es el fondo sino la forma parece ser el adagio principal de quienes tienen como objetivo primordial desinformar. Mentir a sueldo es una profesión antigua y bien remunerada siempre para aquellos que prefieren empeñarse por un plato de lentejas.

El mejor ejemplo es la demagogia vertida sobre la comunidad hispana en los EU por los charlatanes de turno. Llenar de insultos a quien habla con acento un segundo idioma parece ser la nueva normalidad. Gritos eufóricos para que uno hable americano y deje de hablar mexicano son más comunes que lo que uno desearía.

Si los líderes impulsan una realidad donde los otros, los que hablan con acento, son una carga para todos, los iletrados lo aceptarán. La miopía de no reconocer las limitaciones propias incita intolerancia y violencia.

Sin embargo, la famosa carga que representa el hispano en EU es una falsa más para hacer sentir bien a un segmento aceptado de la población que es más igual que el constituido por quienes hablan con acento. Un estudio publicado en el 2016 por el Centro de Investigaciones Pew muestra que 84% de los adultos hispanos de EU son usuarios de Internet. Asimismo, son el grupo étnico con mayor uso de teléfonos inteligentes y uso de contenidos.

El rezago que se identifica en servicios de banda ancha fija, en lugar de ser un problema, es una oportunidad para operadores que ven niveles de saturación en las conexiones de banda ancha de otros grupos étnicos en EU. Los hogares hispanos pueden tener Internet fijo, pero si no llegan a 25 Mbps no es considerado oficialmente como banda ancha.

Incrementar la penetración de banda ancha entre los hispanos no será problema. Según un estudio del 2015 del Centro Selig para el Crecimiento Económico de la Universidad de Georgia, este grupo reflejará el mayor crecimiento consumo de bienes y servicios, pasando de unos 1.5 billones de dólares (millón de millones) en el 2015 a 1.7 billones en el 2020.

El ámbito tecnológico no se excluye de esta tendencia pues según un estudio de PriceWaterhouseCoopers, los hispanos son el grupo étnico que con mayor rapidez adopta nuevas tecnologías. Si a esta característica se suma su acelerado incremento en poder adquisitivo como lo ha revelado Nera Economic Consulting, nos encontramos frente a un sector de la población estadounidense clave para su estabilidad económica.

La influencia hispana ya se comienza a observar, según la revista Advertising Age, en medios como televisión abierta, televisión paga, periódicos, radio y revistas los hispanos invirtieron unos 7,830 millones de dólares en el 2016.

Los hispanos representan 17% de la población de Estados Unidos y de mantenerse su crecimiento (más de 50% de los nacimientos de acuerdo con la Oficina del Censo de EU) llegarían a 20% en el 2020, lo que los haría responsables de forma directa e indirecta de alrededor de 260,000 millones de dólares en facturación del sector de telecomunicaciones estadounidense. La industria de telecomunicaciones según Radiant Insights alcanzaría 1.3 billones de dólares para esa fecha.

Hay quienes quieren sentirse mejor acusando de parásitos a los inmigrantes indocumentados. La administración de Seguro Social de EU muestra que este grupo pagó en el 2010 unos 13,000 millones de dólares en impuestos federales. Mientras que en el 2016 el Instituto de Política Económica e Impositiva (ITEP, por su sigla en inglés) estimó en 11,740 millones de dólares anuales lo pagado en impuestos estatales. El pago de impuestos total supera los 24,000 millones.

No hay que ser Platón para identificar las trampas dialécticas que impone la demagogia. Simplemente entendamos que, indistintamente del estado migratorio de una persona en EU, hablar español nos convierte frente a los ojos de la ignorancia, en bad hombres.

*José F. Otero tiene más de 20 años de experiencia en el sector de las TIC. Esta columna es a título personal.