Nadie niega que hay cosas que se deben regular y mejorar, pero de eso a echar por la borda y comenzar de cero, como si no hubiera leyes nacionales, ni acuerdos comerciales... tampoco se puede pensar que lo pasado fue mejor.

Se avecinan muchas demandas y amparos de frente a las decisiones que se toman en torno a la dilución de acuerdos internacionales, en esta ocasión se trata del energético, donde se aniquila la Reforma Energética, se violan todas las leyes nacionales, de la CFE, y ni qué decir, a los acuerdos comerciales que México tiene con otros países.

En breve comenzarán a llegar todas las demandas, que se preparan, a manos del Gobierno Federal, que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

Nos comentan que esta decisión solo será por 15 días, y se debe a que se estaba aniquilando la compra de combustóleo a la CFE, que encabeza Manuel Bartlett y a Pemex, que dirige Octavio Romero Oropeza. Dado que las alternativas vía energías renovables son mucho más económicas y limpias al medio ambiente.

Pero eso es parte de la evolución, mejoras, oferta y demanda. Cuántas industrias no hemos visto evolucionar, transformarse o desaparecer.

Así que las dependencias en materia energética que pertenecen al gobierno deberán dar ese paso hacia la evolución, porque el costo de tanta demanda y fuga de capital se traducirá en un declive en la economía y más desempleo. Por decir lo menos. Los antecedentes que se establecen en el mundo siguen siendo de poca seriedad en las decisiones que se toman en México, y para los ciudadanos el costo de indemnizar todo lo que no se quiere se traduce en desempleo y deuda.

Como si fuera poco, hay dos temas que se encuentran en el tintero y no se desechan, y podrían ser muy peligrosos para las finanzas públicas. Me refiero a la decisión que ya llega al congreso para que el Inegi, que encabeza Julio Santaella, defina, sin impedimento legal, revisar el patrimonio inmobiliario y financiero de todas las personas.

Tema que nos aseguran es algo que no se aprueba al interior de la Cámara de Diputados, bajo la tutela de Mario Delgado, y más aún, que es algo que se dio a conocer para ver la reacción de los diferentes sectores industriales, y por supuesto, social. La realidad es que hay incertidumbre. El tema de las Afores no se ha descartado del todo, ni en los pasillos legislativos ni gubernamentales. Y corre peligro el estado de derecho. Que necesita una reforma el sistema de las Afores porque el ahorro no alcanzará, es real. Sí, pero de eso a que el Gobierno Federal vuelva a administrar una parte o todo el sistema de ahorro de los trabajadores, la realidad es diferente. Sería un golpe brutal a las finanzas públicas. En fin, es una realidad que este gobierno no quiere endeudarse, a fin de apoyar en momentos de pandemia, pero sí se siguen tomando decisiones que implican indemnizar y perder inversiones, ¿entonces?

Marielena Vega

Conductora

Salud, dinero y negocios

Socia Cofundadora, y conductora del programa de radio Salud, Dinero y amor. Programa de finanzas, negocios, economía y bienestar.