¡Peña para Presidente! ¿Otra vez? Pero si ¡Enrique Peña Nieto ya es Presidente de la República! Totalmente cierto.

Pero el que suena como fuerte aspirante a la Presidencia de la Asociación de Bancos de México (ABM) es Luis Peña Kegel.

Parece que todos los astros se están alineando en favor de su candidatura. Por lo menos eso es lo que parece hasta ahora, todavía falta.

De hecho, el propio Peña Kegel ha manifestado que personal e institucionalmente sí les interesa la Presidencia del gremio de los banqueros.

Es un franco autodestape. Aunque también ha dejado claro que es un proceso que debe definir la propia convención de los 43 bancos agremiados en el próximo mes de abril.

Peña Kegel sin ambages afirma: A HSBC sí le interesa el tema y a mí también (y) estaríamos buscando el consenso de los 43 agremiados; como un tema de unidad, que se dé por consenso de todos los agremiados.

Así es como ha funcionado tradicionalmente la asociación de bancos, espero que esta ocasión sea algo similar , dice sin mayores tapujos.

No es la primera vez que suena su nombre para encabezar el gremio de los banqueros.

Pero en la primera ocasión, fue vetado por don Roberto González Barrera, su exjefe en Grupo Financiero Banorte, quien utilizó toda su fuerza para evitar que se concretara la candidatura de Peña Kegel.

El Presidente de HSBC al final decidió retirarse de la contienda en aras de la unidad del gremio. Eran tiempos en los que la efervescencia entre los banqueros amenazaba con dividir al gremio.

De hecho, la amenaza venía desde antes. La dupla en la Presidencia y Presidencia Ejecutiva que adoptaron Ignacio Deschamps y Luis Robles Miaja logró despejar los vientos de división.

Luego vendría la Presidencia de Jaime Ruiz Sacristán, apuntalado con la experiencia y capacidad negociadora de Robles Miaja.

En días pasados, el director de Banorte, Alejandro Valenzuela aseveró que no tendrían inconveniente en que Luis Peña Kegel presente su candidatura a la Presidencia del AMB.

Los tiempos han cambiado y desde el ámbito internacional con las reglas de Basiela III y con el cambio de gobierno se prevén cambios en la relación de los bancos con el gobierno mexicano y la regulación interna.

El gobierno de Enrique Peña Nieto se ha pronunciado por que la banca en México preste menos y por tasas de interés más bajas. También ha dicho que se fortalecerá la banca de desarrollo para impulsar el crecimiento económico nacional.

Ambas bancas, la comercial y de desarrollo, serán instrumentos determinantes del apuntalamiento de la economía nacional.

Los banqueros tendrán que adaptarse a la nueva realidad y evitar la confrontación con el gobierno.

Luis Peña Kegel tiene una enorme capacidad de convencimiento hacia el interior de su institución y una visión muy clara de adónde va el país.

Hay que recordar que hace algún tiempo logró convencer a HSBC de la necesidad de inyectar capital al banco en México.

Luego vino la crisis internacional de desprestigio, en la que se vio inmersa la institución y que pegó con mucho mayor fuerza en el exterior. Es un atolladero del que todavía no sale en el plano internacional.

En México, HSBC salió prácticamente ileso del conflicto en virtud de la estrategia que tomó Peña Kegel precisamente para evitar las operaciones de compraventa de dólares en sus sucursales. La estrategia sería puesta en práctica posteriormente por el gobierno mexicano. Aquí en México, HSCB pagó una cantidad impuesta por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la institución salió mucho menos raspada en comparación con el exterior.

Luis Peña acaba de lograr que HSBC inyecte 500 millones de dólares a HSBC México y lo hace en el contexto de las nuevas reglas de capitalización que exige Basilea III. Con esta inyección, su nivel de capitalización pasa de 14.7 a 17 por ciento.

Y aunque nunca HSBC –salvo HSBC Holding, la casa matriz en Londres, que agrupa a las filiales de los 79 países– no ha colocado en ninguna otra parte del mundo, no descarta que en el futuro pudiera hacerlo en México; algún día esa posibilidad podría volverse atractiva.

¿Qué ve venir Luis Peña Kegel en la economía mexicana? Ve el crecimiento de la demanda de crédito. México sin el componente petrolero y los commodities exportó el año pasado 280,000 millones de dólares que compara favorablemente con los 140,000 millones de dólares que exportó Latinoamérica incluyendo a Brasil y Argentina. México se está convirtiendo en una potencia exportadora.

Eso es lo que ve Luis Peña Kegel y muy probablemente converge con lo que ve el gobierno de Enrique Peña Nieto en torno de la creciente demanda de crédito y el impulso al crecimiento económico de México. A ver.

CUENTOS VERAS

El secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, está volcado en el tema del transporte. En particular, en los trenes en Mérida y Querétaro. De comunicaciones dice poco. Que hace falta más Internet, banda ancha y competencia.

Twitter: @marco_mares

[email protected]