¿Qué tenemos ahora? En Estados Unidos a Trump que es producto del populismo de derecha. Es narcisista, misógino, indisciplinado y errático.

Todo está dicho, pero como lo olvidamos hay que repetirlo. La grandeza de Franklin Delano Roosevelt, presidente de Estados Unidos por tres periodos consecutivos, sobresale ahora ante las dificultades creadas por la crisis económica acelerada por la pandemia.

El gobierno de Roosevelt realizó un vasto programa de recuperación económica y moral. A través de la Autoridad del valle de Tennessee, creó 25 presas para controlar inundaciones, producción de nitrato y generación de energía eléctrica; se instalaron 8,000 kilómetros de líneas de transmisión; se construyeron ferrocarriles subterráneos en Chicago y Virginia; se edificaron dos tercios de todos los nuevos edificios escolares de la nación y un tercio de los nuevos hospitales; se dio trabajo a 10 millones de desempleados que construyeron 1 millón de kilómetros de carretera, 125,000 edificos públicos, 8,000 parques, 850 campos de aterrizaje y miles de plantas de energía; se repartió dinero a 20 millones ciudadanos, uno de cada seis estadounidenses; se apoyó a los granjeros; se creó el Seguro Social para todos; hubo trabajo de medio tiempo para 5 millones de jóvenes estudiantes. Toda una epopeya. Estados Unidos salió de la crisis recesiva que venía de 1929.

Roosevelt declaro: “El gobierno tiene una responsabilidad final por el bienestar de sus ciudadamos. Si el esfuerzo cooperativo privado no da trabajo a las manos bien dispuestas, ni alivio a los desventurados, quienes padecen miseria sin que sea culpa de ellos, tienen el derecho de pedir ayuda al gobierno. Un gobierno digno de ese nombre debe darles una respuesta. Otros líderes posteriores a Roosevelt, mismo que muere poco antes de terminar la segunda guerra mundial, consolidaron las definiciones de Roosevelt y de Churchill diseñadas para la posguerra: la paz y el desarrollo económico y social. Se realizó la reconstrucción de Europa y se crearon las instituciones multilaterales vigentes.

¿Qué tenemos ahora? En Estados Unidos a Trump que es producto del populismo de derecha. Es narcisista, misógino, indisciplinado y errático. “Sólo se interesa en hacer dinero para él”, dijo Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes.

En Inglaterra, Churchill sólo es nostalgia de grandeza. El país ahora tiene como líder a Boris Johnson, que promovió la autodestrucción que es el Brexit. En Estados Unidos el gobierno de Trump ha intentado romper el esquema del multilateralismo en las relaciones internacionales, afectando las decisiones globales. En Inglaterra, Boris Johnson está atrapado en la confusión y errores que ahora admite como tales. Demasiado tarde.

Joseph Nye, destacado profesor de la Universidad de Harvard, tiene una opinión contundente de lo que viene en Estados Unidos. Dice: “Después del 3 de noviembre sabremos si estamos en un punto de inflexión o en momentos finales de un accidente histórico”.

Ahora, la economía mundial está marcada por la incertidumbre. Todos los países están inmersos en el miedo creado por la pandemia y el desempleo. Se revalora la seguridad que es un sentimiento muy fuerte, asociado a la supervivencia. Será el fin de la pandemia con toda su secuela destructiva lo que determine regresar a la normalidad y enfrentar los problemas que se han diferido. Ésa es la experiencia mundial con catástrofes similares.

[email protected]

Sergio Mota Marín

Economista

Economía y Sociedad

Escritor y licenciado en economía, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. De 1984 a 1990 fue embajador de México ante el Reino de Dinamarca, donde se le condecoró con la orden Dannebrog.