Cuando más abundancia de temas hay en el ambiente es cuando más indeciso me pongo y más trabajo me cuesta elegir uno de tantos y sobre éste escribir. Cuando la incertidumbre se apodera de mí, acostumbro relajarme, poner la mente en blanco y dejar que mi subconsciente trabaje, permitir que ese conjunto de procesos mentales que desarrollan una actividad independiente de mi voluntad encuentre el tema y el tono de mi colaboración. No siempre lo logramos -él y yo somos uno mismo.

Hay días, como hoy, que el susodicho subconsciente amanece más perezoso que un Presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos.

Ándale, trata de generar alguna idea -le suplica mi consciente que es al que le preocupa el trabajo pues es el que da la cara a la hora de hacer los pagos y dar el gasto-.

Me vale madre -replica el sub (consciente) mientras hace la seña que dibujó el sup (Marcos)-. No estoy motivado -pretexta-, anoche en la Pre-Libertadores apenas empató León, que en esta temporada lleva dos de nueve puntos. Bien sabes que el factor futbol incide, a la alta o a la baja, en mi creatividad.

Ay, por favor -replica el consciente- no es posible que a tu edad te afecte un pinche jueguito que sólo consiste en patear una pelota.

¿A mi edad? A nuestra edad, no se te olvide que tenemos la misma -impugna el subconsciente- no nos queda más remedio que pensar en la pelota que se patea debido a que las pelotas que nos cuelgan -tú y yo somos uno mismo- están más inactivas que las suscripciones en el padrón de militantes panistas.

Antes que la plática -monólogo interior- se convirtiera en un torneo de mutuos reproches sobre la actividad sexual del cuerpo que los contiene, consciente y subconsciente pusieron atención a la noticia que en ese momento daban por la radio.

Florence Cassez, libre

La noticia que escuchamos fue catalogada por mi consciente, mi subconsciente y yo que traigo a los dos en mi cabeza, como la nota del día, de la semana, del mes y, por ende, del año. Por ello, a continuación usted encontrará un resumen del caso de la mujer que provocó roces en las relaciones de los gobiernos del Estado Francés y los Estados Unidos Mexicanos -México, para los cuates-.

Florence Cassez, ciudadana francesa, en México se hizo novia de Israel Vallarta, integrante en jefe de la banda de secuestradores conocida como Los Zodiacos. Según se dijo y así lo testificaron las víctimas de los plagiarios, la francesa se convirtió en cómplice de Israel. Un testimonio de David Orozco, El Géminis, elemento de la banda, hundió a Florence, el también presunto secuestrador declaró que la francesa intervino en la planeación y ejecución de varios plagios. También cuidaba de las víctimas.

El 9 de diciembre un equipo de la Agencia Federal Investigadora (AFI) comandado por el ingeniero Genaro García Luna, cineasta del que al momento de escribir esta columna se ignora su paradero, montó una recreación para las cámaras de la televisión del operativo donde fue capturada la precitada banda y puestas en libertad tres personas secuestradas en un rancho llamado Las Chinitas en el kilómetro 29 de la carretera México-Cuernavaca. A Los Zodíacos se les relacionó con, al menos, 10 plagios y un homicidio.

En realidad la AFI había atrapado a los presuntos secuestradores un día antes, por un lapso de 24 horas la francesa y sus supuestos cómplices estuvieron detenidos sin presentarlos ante un Ministerio Público. (Al parecer el director del thriller, García Luna, ocupó este tiempo en enseñarles diálogos, marcarles tonos y señalarles movimientos a su forzado elenco artístico).

En marzo del 2009 el presidente francés Nicolas Sarkozy visitó México y pidió el traslado de Florence a Francia para que ahí cumpliera su condena de 60 años. Se formó una Comisión Binacional integrada por funcionarios mexicanos y franceses que no llegaron a ninguna conclusión oficial.

(Extraoficialmente se supo que los mexicanos propusieron a los franceses una katafixia: los galos se llevarían a la Cassez con la condición de que dejaran en el Valle del Anáhuac a Carla Bruni (la suculenta señora de Sarkozy).

El caso Cassez llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación en marzo del año pasado. El Presidente de la Primera Sala de la Corte, el ministro Arturo Zaldívar y Lelo de Larrea propuso la libertad inmediata de la francesa al considerar las violaciones a los derechos humanos y las irregularidades cometidas por la AFI Century Fox, sobre todo la puesta en escena para mostrar su culpabilidad ante las cámaras de televisión.

Zaldívar y Lelo de Larrea -aunque tenga tres apellidos sólo tuvo un voto- contó con el apoyo de la ministra Olga Sánchez Cordero en su moción para que Florence abandonara la prisión bajo el argumento de que las irregularidades cometidas por la AFI Goldwyn Mayer habían corrompido o distorsionado el proceso judicial, concretamente, los testimonios de las víctimas. Este argumento no prosperó. Los otros tres ministros, entre los que se contaba Guillermo Ortiz Mayagoitia hoy en el retiro, votaron en contra.

Si bien la mayoría estuvo de acuerdo en negarle la libertad a la francesa, los cinco integrantes de la Primera Sala no se pusieron de acuerdo sobre cómo valorar las irregularidades detectadas en el caso. Por ello, se habló de la necesidad de un nuevo proyecto de sentencia, responsabilidad que recayó en la ministra Olga Sánchez Cordero.

Amparo para efectos

El proyecto de la ministra Olga Sánchez Cordero se basó en un amparo para efectos -según me explica el licenciado Guillermo Vigil Trejo, asesor jurídico de esta columna-, esto supone anular el acto de autoridad reclamado para que la jurisdicción responsable reponga el procedimiento viciado y dicte una nueva sentencia sin considerar las evidencias del juicio anterior, cuando menos eso fue lo que yo entendí.

Con estas intenciones llegó el día de resolución -ayer-. Al comenzar la sesión de la Primera Sala, el ministro José Ramón Cossío Diaz dijo no compartir el proyecto de su colega Sánchez Cordero pues estaban, según la forma que propuso su compañera, ante un amparo directo y no ante un juicio de garantías.

El ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo se sumó a conceder un amparo para efectos. Pero cuando tocó su turno al nuevo ministro, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, abrió el camino para que la francesa recobrara su libertad al expresar que debido a que el proceso estuvo plagado de irregularidades él pedía la libertad inmediata.

Al ministro Gutiérrez se le unió enseguida la ponente Olga Sánchez,  quien modificó su proyecto de sentencia pues dijo compartir el sentir de su homólogo como ya lo había expresado en marzo del 2012.

Por su parte el ministro Arturo Zaldívar y Lelo de Larrea mantuvo su postura del año pasado y se sumó a la posición de Sánchez Cordero y Gutiérrez Ortiz Mena con lo que sumaron tres votos en favor de la francesa acusada de secuestro, quien quedó en libertad de inmediato.

Como pocas se ha visto un trámite de liberación tan rápido, el de Florence Marie Louise Cassez fue tipo alcohólico anónimo -expedito-. En cuestión de horas la exconvicta ya estaba lista -papeles de migración incluidos- para volar a su país.

Los ciudadanos de a pie nos hacemos algunas preguntas:

¿Los demás integrantes de la banda, cuyos derechos humanos también fueron violados e, igualmente, sufrieron las irregularidades cometidas por la AFI Paramount Pictures, podrán apelar para que basados en los mismos argumentos queden en libertad?

¿El ingeniero Genaro García Luna -director y fundador de la AFI- tendrá alguna responsabilidad legal en este caso?

¿En qué parte de la ciudad, del país o del mundo estará el precitado ingeniero? ¿De estar en la ciudad le interesará filmar la Primera Comunión de un sobrino?

¿Qué pensarán las víctimas?

Oí por ahí

Te dijeron gordo. ¿Quién? Ese tipo. Detenme mi Lulú, mis Churrumaiz, mi torta de tamal y mi Gansito Marinela; voy a partirle su madre.