ACCIONES DE NUEVA ZELANDA, UNA JUGADA DEFENSIVA

Dado el actual escenario de incertidumbre y aversión al riesgo, las acciones de Nueva Zelanda se presentan como una atractiva alternativa de inversión, dado su carácter defensivo. Cuenta con una de las tasas de dividendos más altas del mundo (sobre 6%), baja correlación con los mercados internacionales y menor volatilidad. No obstante, la escasez de vehículos de inversión, con una más que cuestionable liquidez, se transforma en el principal rival a vencer.

UNA ECONOMÍA PEQUEÑA Y ABIERTA

Nueva Zelanda figura en los primeros lugares de los rankings de facilidad para hacer negocios y libertad económica3. Se trata de una economía pequeña (4.4 millones de habitantes) pero altamente desarrollada (PIB per capita: 36,700 dólares), donde las exportaciones representan cerca de un tercio del PIB, principalmente asociadas a productos agrícolas y ganaderos, industrias en las que es líder.

Dado su aislamiento geográfico, Australia se ha transformado en forma natural en su principal socio comercial (es el destino del 24% del total de las exportaciones), mientras que el acercamiento comercial con China se ha profundizado en la última década.

Sensible al ciclo global (dado el nivel de apertura comercial) y vulnerable a factores climáticos, esta economía no se caracteriza por una alta tasa de crecimiento, de hecho lo hace a un ritmo similar al promedio de economías desarrolladas. El PIB creció 1.4% el 2011, mientras que el FMI estima una expansión de 2.3% para este año.

POLÍTICA Y CUENTAS MACRO

De acuerdo a Transparency International, Nueva Zelanda es percibido como el país con menor corrupción del mundo. La estabilidad política y fortaleza institucional son distintivos.

Hasta la Gran Recesión 2008-2009 el gobierno ostentaba un superávit fiscal, el que pasó a déficit tras los programas de estímulo económico.

Actualmente el déficit alcanza un 6% del PIB, el que se explica en parte por los esfuerzos de reconstrucción en Christchurch, golpeado por los terremotos de septiembre de 2010 y febrero de 2011. Se estima que el costo total de reconstrucción ascendería a USD 15,000 millones, casi un 8% del PIB.

La deuda pública bruta alcanza un 37% del PIB, pero neta alcanza apenas un 11%. Sin embargo, el deterioro de la cuenta corriente ha comenzado a generar algo de ruido. El déficit alcanzó un 4% del PIB en 2011, mientras que el FMI estima que éste se elevará a un 7% el 2015.

Lo anterior se explica principalmente por el alto financiamiento externo, que en diciembre de 2011 alcanzó USD 147,000 millones (72% del PIB) y determinó que, por primera vez en 13 años, S&P rebajará la clasificación de riesgo, de AA+ a AA.

Dada la vocación exportadora y la dependencia de flujos internacionales, el dólar neozelandés, conocido como kiwi, presenta una alta volatilidad, similar a una moneda de economía emergente.

EL PADRE DE LAS METAS DE INFLACIÓN

Hace más de 20 años, el Banco Central de Nueva Zelanda instauró un nuevo enfoque de política monetaria, al hacer explícito el compromiso de controlar la inflación como objetivo primordial, con énfasis en la transparencia. Hoy las metas de inflación, así como otros elementos del régimen neozelandés, son ampliamente utilizadas en todo el mundo.

Coyunturalmente, la inflación se encuentra prácticamente en el centro del rango meta del Banco Central (2%; +/-1), mientras que la tasa de referencia se ha mantenido por un periodo prolongado en el mínimo histórico de 2.5%.

MERCADO BURSÁTIL: REFUGIO EN TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE

Las acciones neozelandesas se caracterizan principalmente por ofrecer una de las tasas de dividendos más altas del mundo, en torno a 6%. Lo anterior explica, en parte, por qué este mercado transa con un premio respecto a sus pares (16 veces precio/utilidad versus 11.4 veces en mercados desarrollados).

Desde luego, este premio también se explica por la estabilidad política y porque no presenta los desbalances macroeconómicos de la mayoría de las economías OCDE.

Otras características defensivas de este mercado son su baja correlación con los mercados internacionales y menor volatilidad. Estos elementos han sido recogidos por los inversionistas, ya que en lo que va corrido del año, el rendimiento bursátil ha sido sobresaliente y junto a Japón, son los mercados de economías desarrolladas que más flujos han recibido (como porcentaje del total de sus respectivos activos – asset under management).

En los índices bursátiles predominan compañías del sector de telecomunicaciones, materiales e industria. A raíz de esta composición, se infiere un nivel de dependencia al ciclo minero en Australia y al desarrollo de infraestructura en China.

Dado el actual escenario global de incertidumbre, las acciones de Nueva Zelanda se presentan como una atractiva alternativa de inversión, dado su elevada tasa de dividendos, baja correlación y baja volatilidad. No obstante, el principal obstáculo para invertir es la escasez de vehículos de inversión apropiados.

Obtener exposición directa es una tarea compleja. Los ETFs que actualmente se encuentran disponibles tienen poca liquidez (entre USD 1 y 1.5 millones al día). A su vez, dada su capitalización bursátil, Nueva Zelanda pesa apenas 0.1% dentro del índice MSCI de mercados desarrollados.

La situación no mejora sustancialmente cuando se analizan índices regionales (Asia – Pacifico), alcanzando un 0.7%.

* ¡Es mi hora, mi momento! Frase del del haka Kapa o Pango , utilizado por el equipo nacional de rugby de Nueva Zelanda, comúnmente llamados All Blacks. El haka es una danza de guerra tribal maorí, que los All Blacks interpretan antes de cada partido.

[email protected]