Brasil, la economía y el mercado más grande de la región, no ha logrado reencantar a los inversionistas, quienes han puesto sus ojos en el momentum de México y en el atractivo de las economías andinas**. Dentro de estas últimas, si bien Perú presenta el mayor crecimiento dentro de Latinoamérica, destaca el desempeño de la economía chilena, que gracias a la solides de su demanda interna ha superando con creces las expectativas.

Sin embargo, lo anterior no se ha visto reflejado en el mercado bursátil, ya que en lo que va corrido del año, el IPSA es uno de los pocos mercados en el mundo que presenta un retorno negativo. Más allá de esta "paradoja", que se explica principalmente por factores técnicos (exceso de oferta), la gran pregunta en este mercado es si todavía se justifica el "premio" histórico con el que tranzan las acciones chilenas con respecto a sus pares andinos.

El sorprendente desempeño económico

Hace un año, el consenso de mercado*** estimaba un crecimiento de 4% para este 2012, mientras que el FMI proyecta un 4.3%. No obstante, la evidencia reciente, así como las últimas proyecciones del Ministerio de Hacienda, indican que el PIB crecería 5.5%.

El motor de este dinamismo ha sido la demanda interna, que ha más que compensado la debilidad del sector externo, considerando que Chile es una de las economías con mayor grado de apertura comercial y donde Europa es uno de los principales destinos de sus exportaciones.

A la ya conocida estabilidad macroeconómica e institucional, se agrega el impulso "micro" que está dando el Gobierno, a través de una serie de reformas que pretenden aumentar la productividad. Como resultado, Chile ha vuelto a repuntar en ranking internacionales, como el Doing Business, y ha logrado un record histórico de inversión extranjera directa, alcanzando 17,758 millones de dólares durante el 3T12, 63% sobre el monto registrado en el mismo periodo del año anterior. En este ámbito, destaca el sector de minería.

La confianza empresarial se encuentra en terreno optimista, al igual que la confianza de los consumidores, más allá del bajo nivel de aprobación política. En este sentido, los buenos datos de empleo han sido determinantes, de hecho algunos economistas hablan de niveles cercanos a "pleno empleo". Lo anterior se ha traducido en un alto dinamismo en el comercio y en un boom inmobiliario.

Dado el significativo aumento en los precios inmobiliarios, han surgido temores respecto a una "burbuja". Sin embargo, no se observa un factor especulativo generalizado, ni tampoco un alto nivel de endeudamiento. Más bien, el alza de precios se explicaría por un ajuste post crisis 2008-2009, planos reguladores (falta de terrenos) y mayores costos (mano de obra y energía).

La inflación se encuentra en la parte baja del rango meta del Banco Central (3%; +/- 1), lo que se explica principalmente por la caída en los precios internacionales de los combustibles, factor que continuaría introduciendo volatilidad en el IPC. No obstante, dada la fuerza de la demanda interna, las expectativas en cuanto a la política monetaria están cambiando y ya se están incorporando en los precios de los activos financieros.

Hace algunos meses, el consenso de mercado estimaba que el próximo movimiento en la TPM sería a la baja, pero por estos días, las curvas swap incorporan un alza de la TPM para mediados del próximo año. No solamente las tasas de interés se han ajustado, también el tipo de cambio, que se fortalecido más allá de las fluctuaciones en los términos de intercambio.

¿Y qué pasa con el mercado bursátil?

En términos generales, las empresas chilenas gozan de un excelente estado de salud financiera. Un número considerable de compañías están consolidando su proceso de expansión regional, en mercados con mayor crecimiento (Perú, Colombia) y/o potencial (Brasil, México). Precisamente en este punto es donde surge uno de los mayores vientos en contra para el desempeño bursátil, la necesidad de financiamiento... capital.

Es una situación que se viene dando ya hace algunos años, las compañías locales necesitan aumentos de capital para financiar parte de su expansión, lo que ha puesto presión sobre el mercado local, que no ha sido capaz de absorber la oferta, a lo que se suma un alto número de aperturas bursátiles (IPO´s). Un caso emblemático es Enersis, cuyo significativo aumento de capital, que no sería para financiar crecimiento, aún no está definido, pero mantiene la incertidumbre en el mercado. Las señales indican que el exceso de oferta seguirá acompañando al mercado, al menos hasta mediados del 2013.

Otro factor que ha contribuido al pobre desempeño accionario, son las presiones de costo sobre las utilidades de las compañías, las que simplemente han decepcionado.

El exceso de oferta y las presiones de costo son elementos que eventualmente se incorporarán en los precios de los activos e incluso podrían generar oportunidades de trading. Quizás más inquietante es el premio con el que tranzan las acciones chilenas, pues el status de safe heaven se ha ido perdiendo. No porque las condiciones que Chile ofrece a los inversionistas se hayan deteriorado, si no porque los progresos políticos y macroeconómicos de Perú y Colombia han sido significativos. A diferencia de lo que sucedía hace algunos años, ser Investment Grade no es exclusivo de Chile y las diferencias entre los CDS se han reducido dramáticamente, sin que exista una diferencia significativa.

Además, el crecimiento de Chile ha sorprendido, pero no es más que Perú y no tiene el potencial de Colombia. ¿Por qué pagar más caro por Chile? Ya no es tan evidente.

Todos los elementos mencionados nos llevan a favorecer acciones Small Cap, que si bien enfrentan presiones de costos (principalmente laborales) están expuestas a la demanda interna chilena, que muestra una fuerza sorprendente.

* Hit de la banda pop chilena Stereo 3

** Colombia, Perú y Chile. Estos tres mercados están incorporados

*** De acuerdo a la Encuesta de Expectativas Económicas del Banco Central de enero de 2012