El presidente Enrique Peña Nieto, quien recuperó la silla presidencial para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ahora anhela se acabe el sexenio y si desea heredar la misma a la Nomenklatura’’ plataforma histórica del tricolor, tiene que capturar al prófugo de la justicia Javier Duarte de Ochoa, exgobernador en Veracruz e ir tras otro de sus abanderados, el exgobernador Roberto Borge Angulo de Quintana Roo.

Duarte de Ochoa siguió el ejemplo de su excorreligionario del PRI, Mario Ernesto Villanueva Madrid, que gobernó Quintana Roo, pero no para enriquecer a su familia y amigos en ese edén’’ peninsular, sino por la amistad’’’ que hizo con el extinto Amado Carrillo Fuentes El Señor de los Cielos, entonces capo del Cártel de Ciudad Juárez y su brazo derecho Álcides Ramón Magaña El Metro, debido a su afición a la nieve’’.

Ambos prefirieron huir, Villanueva Madrid El Chueco, se peló el 3 de abril de 1999 dos días antes de entregar el cargo constitucional que defender su inocencia en Tribunales, entendía que el presidente de entonces, Ernesto Zedillo Ponce de León, lo quería en el bote por indisciplinado’’, fue capturado dos años después, procesado, encarcelado, extraditado a Estados Unidos y recién regresó para ser encarcelado de nuevo.

Peña Nieto y su Gabinete de Seguridad Nacional, ya no tienen dos años para sacar la carta de la manga’’, ahora se suma la posibilidad de aprehender a Roberto Borge Angulo, igual exgobernador de Quintana Roo, no por nexos con algún cartel de la droga, sino por el amor’’ a su familia y amigos’’, incluyendo su abogado de cabecera, los cuales se apoderaron de tierras e inmuebles de gran valor y pagando con espejitos’’.

En la libreta de la verdad’’ como dicen reporteros veteranos, aún se lee lo declarado por Beatriz Paredes Rangel entonces presidenta de la Cámara de Diputados de 2001 a 2002 y exgobernadora de 1987 a 1992 de Tlaxcala por el PRI: nosotros somos el único partido que acusó a un Gobernador en funciones y lo llevó a prisión, siendo de los mismos colores’’, en referencia a Mario Ernesto Villanueva Madrid.

El único exgobernador detenido por los gobiernos de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, ambos del Partido Acción Nacional (PAN), que su bandera fue luchar contra la corrupción, es Andrés Granier Melo, que gobernó Tabasco por el tricolor de 2007 a 2012, sigue preso hasta el momento y busca igual que la exlíder moral del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, ser elegible para prisión domiciliaria’’.

Al PRI ya lo alcanzó el tiempo. No le alcanzaría elevar su popularidad ni capturando a los Tres Huastecos’’ de Tamaulipas: los exgobernadores priístas acusados en Estados Unidos por sus nexos con el Cártel de Golfo y los desertores del Ejército Los Zetas, que enquistó la violencia hasta ahora en ese hermoso estado: Manuel Cavazos Lerma, Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández Flores.

Se escuchó en la cueva’’ que rebotó en paredes que el Agente del Ministerio Público Federal en este caso la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, Falsificación o Alteración de Moneda (UEORPIFAM) y la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo de la PGR, tienen elementos para actuar contra Roberto Borge Angulo.

La luz es ámbar a nada de verde’’, para ejercitar la acción penal, hay suficientes elementos de sus tranzas con familia y amigos, vendrá la presión contra su madre, si es que la tiene el exgobernador y quién lo va a defender, si es que no cae antes que él: María Rosa Yolanda Angulo Castilla, su progenitora y el abogado César Celso González Hermosillo y Marmolejo, despectivamente (SIC).

COMMODATO

¡HECHO en MÉXICO! De esos queremos muchos. Ildefonso Guajardo Villarreal, nada más secretario de Economía, mostró el producto de gallina que hay en la Patria. Queremos más igual. Si no respetan a México: me levanto y me voy’’, dijo claro y fuerte, vamos a ver si ocurre en la negociación del Tratado de Libre Comercio, Estados Unidos-Canadá y México.