El Huracán Alex da la oportunidad al Estado mexicano (en su nivel municipal, estatal y federal) de tomar la iniciativa e impedir que el crimen organizado se reagrupe en el Noreste y de paso, arrebatarle a los jóvenes de la región.

Las lluvias que no cesan se ha llevado muchas cosas, pero a lo mejor las aguas nos permiten rescatar a millones de jóvenes y arrebatárselos al narco ocupándolos en la reconstrucción, dándoles trabajo, y un sentido de pertenencia y de valor.

La devastación del Huracán en Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila ha llenado de dolor y producido pérdidas multimillonarias en infraestructura, cultivos y, en general, en todo el sector productivo de la región. Qué decir de todos los habitantes que lo han perdido todo: casa, muebles, autos, barrios, y su misma ciudad.

La reconstrucción requerirá miles de millones de pesos, pero más que eso, se necesitarán muchas manos para volver a levantar los pueblos y las ciudades que han sido arrasadas.

En el país hay entre 7 y 8 millones de jóvenes e entre 15 y 24 años que ni estudian ni trabajan, y según algunos líderes sociales, medios de comunicación y legisladores como Jaime Arturo Vázquez, estos muchachos están siendo reclutados por el crimen organizado. Se convierten en pasto seco para el crimen organizado , advirtió el legislador.

Pues aprovechemos que el pasto se ha mojado y arrebatémoslos.

Este es el momento para que los gobernadores Humberto Moreira de Coahuila, Rodrigo Medina de Nuevo León y Eugenio Hernández de Tamaulipas (todos son del PRI y no debería haber problema para que se pongan de acuerdo) y el gobierno Federal, rescaten a los NiNis de sus estados.

Precisamente en Monterrey, el 29 de abril y en el contexto del homicidio de los estudiantes del Tecnológico de Monterrey, se organizó la reunión de la ANUIES que congrega a todos los rectores de las universidades del país. Allí, Ramón de la Peña, director del Centro de Estudios Universitarios de Nuevo León, pidió al Presidente Felipe Calderón atender el asunto de los NiNis y propuso imponer el servicio militar obligatorio para ellos con el fin de que durante un año adopten la disciplina castrense de orden y limpieza.

La oportunidad está aquí, no es necesario meterlos al Ejército, a menos que ellos quieran. Hay que darles trabajo y un sentido de logro y de pertenencia. (A los que ya son delincuentes, hay que procesarlos); pero la mayoría está allí esperando que se le de una salida, pues hasta ahora, -y es triste reconocerlo- los únicos que les han propuesto algo son los grupos criminales.

Este debería ser uno de los temas que se traten en la la Conferencia Mundial de la Juventud que organiza el IMJUVE del 23 al 29 de agosto en Monterrey, y aunque la ciudad esté afectada, no le quiten la sede ahora que más lo necesita.

Las tragedias nadie las pide y nunca son bienvenidas, pero cuando ocurren vienen acompañadas de oportunidades.

En los proyectos de reconstrucción necesitamos a todos estos jóvenes que están llenos de vida, de energía, de fuerza y de salud. Démosles la oportunidad de ayudar a reconstruir sus ciudades y, en el proceso, de reconstruirse a sí mismos.

***********************

HACE TRES MESES ANÁHUAC ESTABA INUNDADO, PERO DE BALAS

EN UNAS HORAS, ANÁHUAC DESAPARECIÓ BAJO EL AGUA

NO PERMITAMOS QUE CUANDO EL AGUA BAJE.. LAS BALAS VUELVAN.

PD: Por cierto, el IMJUVE me informa que de la totalidad, tienen registrados sólo 120 mil NiNis en el DF. Es mucho... pero no es representantivo si si compara con el total de la población. Los esuferzos que han hecho en programas sociales Javier Hidalgo, el programa Prepa Sí y los programas de Trabajo de Verano del Gobierno del DF han ayudado a mantener a los jóvenes del DF fuera de las filas del crimen organizado.