Abrirse a la existencia, dejar ser .

D. Bonhoff, Die Wahrheit

La Arizona Immigration Law SB 1070, se ha convertido en un fractal de la relación México-Estados Unidos y del lugar de éste en el mundo.

Fractal , realidad fracturada en mil pedazos que muestra lo que no se veía, hace explícito lo implícito, nombra lo que se callaba. Un aspecto sobre todo, el perfil iné­dito de la migración internacional en la esfera global llena de contradicciones.

El fantasma de un nosotros social escindido recorre el mundo. No sólo interpela al vecino del norte, sino a todos los países europeos que, de pronto, no saben qué hacer con el que viene de otra parte. Se trata de un movimiento tan profundo y de una fuerza de transformación tan grande que Peter Sloterdijk, el pensador de punta del viejo continente, en Esferas III lo caracteriza como una guerra de segundo orden entre comunidades de elección por el origen y comunidades de elección por el futuro .

Se vive, entonces, el miedo a la convocatoria. Esto se enuncia también en forma de pregunta: ¿Puede o no puede Estados Unidos soportar la carga de ser la hiperpotencia del mundo? Obama apuesta al sí se puede , y después de alcanzar la reforma del sistema de salud en la que él mismo se puso en juego, afirmó: No se trata de quién gane, sino de hacer realidad los principios; no se trata de ganar una elección, sino de despertar una nueva esperanza . Por eso, sin duda, en su reunión del sábado pasado con las figuras del espectáculo, al referirse a McCain y a la ley migratoria que promovió junto con Edward Kennedy hace apenas dos años y al apoyo que ahora da a esta ley migratoria local, en un tono grave y admonitorio a la vez, dijo en español: ¡Adiós amigos!

Así como Clinton reconoció en México que Estados Unidos no puede cuidar su seguridad solo , así Obama entiende que el futuro de Estados Unidos depende en gran parte de la migración. Ésa es la situación de Arizona, cuyo primer socio comercial es México y en donde 30% de la mano de obra es de origen mexicano. Así sucede con Estados Unidos que en el 2040 tendrá una PEA mayoritariamente joven, ante el envejecimiento de Europa y aun de China, gracias sobre todo a la fecundidad de los migrantes mexicanos o de origen mexicano.