El mercado potencial de trabajadores domésticos es de 1.7 millones de trabajadores.

Se trata de un paso importante por parte del Infonavit para atender al mercado laboral informal, que en breve se ampliará a otros sectores de la población laboral.

La buena noticia es que se trata de un programa voluntario que no implicará acción alguna de fiscalización en contra de los patrones y tampoco los obliga a inscribirlos al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Y los trabajadores gozarán de un esquema de ahorro voluntario que les permitirá gozar de un crédito en un rango de entre cuatro meses y tres años.

El Infonavit es una institución que se ha transformado radicalmente y hoy, es sin duda, una de las instituciones con mayor credibilidad, no sólo entre la población beneficiada, sino en el ámbito financiero y con reconocimiento internacional.

Lo interesante del nuevo programa, llamado Infonavit para Todos, es que a través de él ofrecerá el acceso a vivienda a trabajadores que hasta ahora son parte de la base laboral más discriminada en términos económicos.

Los trabajadores domésticos reciben bajos salarios y hasta hace poco, cero prestaciones.

Por eso resulta muy importante e interesante este programa porque va dirigido a uno de los segmentos más débiles económicamente hablando de la población.

Para que más personas reciban los beneficios que ofrece el organismo de vivienda, se lanzó el Programa Infonavit para Todos, que permitirá en una primera fase la afiliación de trabajadores domésticos.

Con este programa, se abre la posibilidad de que aquellas personas que tienen contratadas en sus hogares los servicios de mozos, cocineros, choferes, jardineros, nanas y trabajadores del aseo, se den de alta como patrones ante el Infonavit de manera voluntaria y registren a estos empleados, quienes podrán acceder a productos de ahorro y crédito que ofrece el Instituto y así atender sus necesidades de vivienda y retiro. A partir de agosto, el programa de afiliación de trabajadores domésticos estará disponible en todo el país, después de haber sido probado en ocho entidades: Distrito Federal, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Guanajuato, Querétaro, Michoacán y Guerrero.

Los empleadores podrán afiliar a sus trabajadores domésticos de forma ágil y sencilla, a través de Internet, o en las oficinas del organismo.

El patrón elige la cuota que aportará mensualmente: 220, 250, 300 o 350.

De esta forma, se genera la subcuenta de vivienda para su trabajador, quien podrá consultar su saldo a través de los distintos canales que el Infonavit pone a su alcance: portal, kioscos e Infonatel, entre otros.

CUENTOS VERAS

Triunfaron los intereses de las empresas y empresarios que se oponen a que entren en vigor las disposiciones para enfrentar la epidemia de obesidad en México, dictadas por la Secretaría de Salud, que encabeza José Ángel Córdova, y la Secretaría de Educación Pública, de Alonso Lujambio.

La Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) decidió ampliar el tiempo para la consulta sobre el tema. Y con ello, los grandes corporativos que potencialmente serían afectados, seguramente están que brincan de felicidad.

Y es que precisamente de eso es lo que venían pidiendo su limosna: de una presunta gradualidad en la aplicación de las disposiciones gubernamentales, que por cierto distan de lo que originalmente plantearon las autoridades.

Incluso han sido calificadas como disposiciones light. Y con todo y todo, los grandes intereses empresariales parece que están ganando la batalla.¿La batalla contra la obesidad puede esperar? Ésa es la pregunta.