Un discurso dominante señala que las traiciones hicieron perder a Morena en las alcaldías más relevantes del Valle de México. Otra idea extendida es que las clases medias atendieron un discurso antilopezobradorista que anteriormente creyó aquel discurso del “peligro para México”.

Antonio Sola presumía —falsamente, ahora se sabe— de ser el autor de esa frase. La investigación que llevó a esa conclusión involucró a Dick Morris y un equipo de asesores calderonistas que al paso del tiempo trabajó para el PRI... y sigue en esas batallas.

Ese bloque tiene como estratega a la exvocera presidencial, Alejandra Sota, y a su hermana Mónica, quienes junto con Los Polanco diseñaron la campaña que llevó a Lía Limón a la alcaldía Álvaro Obregón. La candidata de la alianza comenzó nueve puntos abajo del alcalde en turno (Morena) y terminó con más de 21 puntos.

Una campaña “digital, proactiva, presencial (cubrió 78% de las colonias de esa demarcación) y con cobertura en todos los medios locales y nacionales”, según la descripción de las hermanas Sota, quienes contaron con los servicios de Adán Figueroa, de la firma iStrategy.

La exvocera calderonista, mandamás de Integra Metas Estratégicas, y el community manager del exgobernador mexiquense, Eruvierl Ávila Villegas, planearon una campaña con eventos tanto presenciales como vía Zoom, y el manejo de sus redes sociales  que —siempre en sus propias palabras— “ayudó a posicionar a la alianza Va por México en la CDMX y triunfar en varias alcaldías” y tuvo como principal pieza comunicacional un spot del expresidente Felipe Calderón.

A nadie escapa que los alcaldes de Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo y Coyoacán coincidieron en la Asamblea Legislativa de la CDMX en el último trienio calderonista. Lía Limón ha servido como funcionaria pública durante 15 años. Antes de ser asambleísta, estuvo al frente del programa de Estancias Infantiles, en la extinta SEDESOL, y en el periodo peñista fungió como subsecretaria de Derechos Humanos, en Gobernación. En el 2015 retomó su carrera legislativa cuando llegó a San Lázaro, postulada por el PVEM.

Durante ese periodo vivió en Polanco, aunque hace dos años regresó a su casa, ubicada en una calle adyacente al mall Pabellón Altavista. Su excompañero en ALDF, Mauricio Tabe, vivía en la colonia Del Valle, pero se mudó a Nuevo Polanco y después de presidir la mesa directiva del primer Congreso de la Ciudad de México, compitió por la alcaldía Miguel Hidalgo.

Tabe contó con un grupo de asesores entre los que se incluyen los exlegisladores panistas Carlos Gelista y Jorge Triana, además del consultor Mauricio García Castellanos, en lo que llamaron El Búnker.

En Coyoacán, Giovanni Gutiérrez contrató los servicios de iStrategy, Agencia Pública y Día D, de Luis Rodolfo Oropeza —también exfuncionario calderonista— y José Francisco Valery.

La parte tricolor de Va por México no ha declarado nada sobre sus asesores. Las rutas escogidas por Adrián Ruvalcaba, en Cuajimalpa, y Luis Gerardo Quijano, en Magdalena Contreras, fueron distintas a las pautas del CEN priista, que a través de la ahora diputada federal, Paloma Sánchez Ramos y del estratega digital Salvador Cacho González, contrató a Social Snack y la agencia 2112 para viralizar sus contenidos.

El PRI contó con el respaldo de consultores aliados, principalmente de Ojiva Consultores. La mandamás de esa firma, Andrea de Anda, está a cargo de la presencia digital de los principales líderes panistas, entre ellos Diego Fernández de Cevallos, Santiago Creel, Marko Cortés y Ricardo Anaya.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor