No es casualidad que el gobierno más oscuro que ha tenido México sea el responsable de los apagones que afectan a todo el país. Aunque desde la cima del poder se busca culpar a las empresas privadas y a gobiernos extranjeros, toda la responsabilidad y toda la culpa es de quien tiene todo el poder.

La obsesión con el pasado, con Pemex y la soberanía nacional, ha llevado a este gobierno a cometer los peores errores en materia energética. Su obsesión por enterrar la reforma energética y cerrar la puerta a la inversión privada; su apuesta por los combustibles fósiles y su desaire a las energías limpias no sólo están quebrando las finanzas públicas pero hoy amenazan con hacer de los apagones la regla y no la excepción en todo el país.

Desde el púlpito en las mañaneras, se ha repetido una y otra vez que “hay energía eléctrica de más”, que “nunca más habría apagones”, que “se garantiza el abasto de gas en la industria eléctrica para que no tengamos apagones en muchos años”, que “no va a aumentar el precio de la luz”, la lista de mentiras es innumerable.

Todas estas mentiras apuntan a que México está lejos de alcanzar la “soberanía energética” que tanto han prometido. No entienden qué significa ni muestran interés genuino en querer lograrlo. Un grupo de ignorantes y resentidos siguen órdenes y toman decisiones que, lejos de mejorar, brindar más opciones y abaratarlas para todos los mexicanos, las reducen, encarecen y limitan.

Afortunadamente el Cluster Energía Coahuila desmintió y aclaró en un comunicado cuales son las verdaderas razones de las fallas en el suministro de energía eléctrica. A las mentiras del presidente les llamaron amablemente “inexactitudes” pero en resumen dejaron claro que: “México sí tenía un plan para la extracción de gas y este gobierno suspendió las licitaciones y canceló las asociaciones de Pemex con empresas privadas, lo que ha comprometido seriamente la producción futura de gas.”

“Como parte de la Reforma Energética, en la Ronda Cero se asignaron a Pemex los bloques con la mayor certidumbre en cuanto a la extracción de hidrocarburos, entre los que se encuentran importantes yacimientos de gas natural cuyo aprovechamiento ha sido anulado por la actual administración.”

“El gobierno suspendió la ejecución de un contrato entre Pemex y una empresa privada en Coahuila, lo que impidió la operación de pozos que en este momento estarían produciendo 117 millones de pies cúbicos diarios de gas natural.”

Finalmente y después de varias aclaraciones que merecen nuestra atención, concluyen que “mientras no se corrija la política energética, México continuará padeciendo problemas de suministro eléctrico y seguramente enfrentará precios o subsidios de la electricidad más altos.”

Hoy está claro que se va la electricidad por culpa del gobierno. En junio habrá que votar para que se vayan ellos. En este momento no podemos incidir directamente en un cambio urgente en la política energética pero sí podemos participar y cambiar el rumbo del país en las urnas. Hagámoslo antes de que apaguen nuestro futuro.

Twitter: @armando_regil