El acceso a la información no ha visto fronteras, con mayores velocidades de banda ancha y dispositivos móviles de tercera generación.

Este 17 de mayo se celebra el Día Mundial de las Telecomunicaciones y aunque originalmente surgió como conmemoración del aniversario del establecimiento de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones en 1969 (UIT), en la actualidad es más que eso. Actualmente representa el estilo de vida del Homo Telecom. Porque, ¿qué sería del avance tecnológico sin Internet? No mucho. En la década de los 90 se da el boom de esta tecnología que, como su nombre lo indica, permite que las computadoras se mantengan conectadas simultáneamente a una red.

Banda ancha fija. Gracias a Internet, el acceso a la información no ha visto fronteras, con mayores velocidades de banda ancha y dispositivos móviles de tercera generación a la orden del día, basta con abrir el buscador para tener el mundo en nuestras manos. De hecho, a pesar de que hace una década la Unión Internacional de Telecomunicaciones definía la banda ancha como la capacidad de transmisión de datos con velocidades por encima de 1.5 mbps, los estándares internacionales actuales han acotado este mínimo a un valor entre cinco y 2,000 veces esta velocidad.

En México, la evolución de la banda ancha ha tenido un lento avance entre la sociedad, dejando al país en un importante rezago tecnológico. Al cierre del 2011, la banda ancha fija alcanzó 13.5 millones de conexiones, que representan un crecimiento anual de 15 por ciento. No cabe duda de que este segmento presenta un elevado dinamismo, con tasas de crecimiento de dos dígitos desde su inicio; sin embargo, a pesar del crecimiento observado, al analizar los niveles de penetración del servicio vemos que existen apenas 12 conexiones por cada 100 habitantes.

Beneficios de una Agenda Digital Nacional. En este sentido, es posible afirmar que un aumento de 10 puntos porcentuales en la penetración de banda ancha en el país, derivado de la efectiva implementación de una Agenda Digital Nacional, se traduce en mayor crecimiento económico y bienestar social, además de otras externalidades positivas. Entre ellas, es posible observar un aumento de 174,850 millones de pesos en el PIB, equivalente al doble del presupuesto asignado a la Secretaría de Salud en años recientes, además de la generación de 1.6 millones de empleos y el aumento en 1.3 años al nivel de escolaridad nacional, ambos contribuyendo al desarrollo de habilidades y mejora del capital humano. Por el lado del gobierno, se logran ahorros de 3,548 millones de pesos en el presupuesto federal anual de salud, así como ahorros por 76,572 millones de pesos en el gasto corriente para la administración federal, derivados de una mayor eficiencia administrativa.

Banda ancha móvil. Por otra parte, una de las mayores contribuciones de Internet ha sido la conectividad móvil, dando un giro completo al acceso a la información. Gracias al elevado nivel de penetración de las telecomunicaciones móviles en el país, a las que cuatro de cada cinco mexicanos tienen acceso, esta tecnología brinda una oportunidad única de aumentar la conectividad de los mexicanos. Este salto tecnológico elimina las barreras de acceso, derivando en un importante aumento en la oferta de smartphones, además de una baja generalizada en los precios de planes de datos, motivando esta nueva tendencia always on. En la actualidad, 12.5% de los teléfonos móviles en México es smartphone, de los cuales 50% cuenta con un plan de banda ancha móvil. Así, al cierre del 2011, 7.2 millones de usuarios móviles contaban con un plan de datos, que les ofrece la posibilidad de acceder a Internet desde su dispositivo móvil estén donde estén.

Los avances tecnológicos han alcanzado niveles que apenas hace algunas décadas podían considerarse sólo ciencia ficción. Sin embargo, esta evolución tecnológica a la que estamos tan acostumbrados actualmente es producto del desarrollo de una industria que hace ya 40 años consideraba que las telecomunicaciones son tan importantes para el ser humano que debe dedicarse un día especial para conmemorarlo.

Entonces, si reiteramos la pregunta de si amerita celebrar el Día de Internet, la respuesta es categóricamente sí, hay mucho que celebrar y mucho que trabajar para que los beneficios de esta tecnología alcancen a la mayor cantidad de mexicanos como sea posible.

Una mención especial. En esta edición, vale la pena ofrecer una felicitación a Gonzalo Martínez Pous por la renovación de su cargo como Comisionado de la Cofetel. Su probado capital humano especializado en telecomunicaciones se ha mostrado necesario para el sano desarrollo de la competencia en el sector. En una época en la cual el avance tecnológico evoluciona día con día, es fundamental contar con elementos verdaderamente profesionales para este crucial sector de la economía nacional.

Twitter @ernestopiedras

epiedras@the-ciu.net