Leí con inquietud que un diputado del Partido del Trabajo de nombre Benjamín Robles ha presentado una iniciativa para imponerle al Banco de México (Banxico) un mandato doble. Ese congresista no tiene ni idea de lo que está hablando. Hay que cambiar lo que está mal, no lo que está bien y esto último es el caso del mandato legal único del Banxico que es procurar la estabilidad de precios.

Busco en mi memoria la mejor manera de refutar la propuesta del diputado Robles y recuerdo una brillante conferencia que pronunció Ben Bernanke, entonces presidente de la Reserva Federal (Fed), el año 2006 en la Universidad de Princeton. El tema fue respecto al crecimiento económico y las funciones de la llamada Fed. El argumento de Bernanke en esa alocución es que la única forma con que cuenta la Fed para impulsar el crecimiento es mediante su lucha contra la inflación. Y el argumento es desde luego aplicable al caso del resto de los bancos centrales del mundo, incluyendo desde luego al Banxico en nuestro país. Remito respetuosamente al diputado Robles a tan indiscutible fuente.

La última vez que se obligó al Banxico a salirse de sus principios para estimular el crecimiento económico mediante una política monetaria abiertamente expansiva los resultados fueron funestos. El fenómeno ocurrió durante los desastrosos sexenios de Echeverría y López Portillo, que desembocaron en severísimas crisis de balanza de pagos con macrodevaluaciones de la moneda nacional. ¿Se quieren repetir esas experiencias tan traumáticas? ¡Por favor, diputado Robles, no intente resucitar demonios que ya creíamos enterrados!

En la historia monetaria de nuestro país y también de otras latitudes, han sido legiones los incautos que se han sentido seducidos por lo que suelo denominar el espejismo inflacionista. Ese espejismo se basa en la suposición de que la banca central puede impulsar el crecimiento económico con tan sólo inyectar dinero en forma excesiva en la circulación. ¡Si fuera cierta tan simplista fórmula ya no habría en el mundo países pobres!

Aunque usted no lo pueda creer, al menos en este tema del mandato legal de la banca central el caso de México es superior al de Estados Unidos. Ese mandato dual de la Fed es redundante y en casos extremos hasta esquizofrénico. ¡Mejor dejen ese mandato como está!

BrunoDonatello

Columnista

Debate Económico