No se curó en salud Alfredo Castillo Cervantes, encargado del despacho de la Procuraduría General de Justicia del estado de México (PGJEM), al salir a ofrecer la capitulación del caso Paulette Gebara Farah, donde ratificó lo ya conocido. Hubo errores, no hay responsables, solo una desgracia, pero ofreció disculpas a la disuelta familia Gebara-Farah.

El semiProcurador, hizo un recuento de los daños. Una de ellas la expareja sentimental Mauricio Gebara-Lissette Farah. Pero además, calificó como costo político’’ la renuncia de su antecesor, Alberto Bazbaz Sacal y para transparentar anunció el sitio web de la PGJEM para que todo aquel que quiera pueda ver lo realizado en criminalística del caso.

Al menos una Procuraduría tuvo la decencia de ofrecer disculpas a alguien, porque en el caso del Michoacanazo’’, Jacinta, los infantes acribillados por presuntos militares y otros cientos de miles más, ni la Procuraduría General de la República (PGR) han salido a ofrecer disculpas, ya no a reparar el daño.

Ahora viene otro más. Gregorio Sánchez Martínez Greg, un político-evangelista que buscó con la triada del PRD-PT y Convergencia disputar la gubernatura de Quintan Roo. Esa posibilidad está en juego y este martes el juez Segundo de Distrito en Nayarit, Carlos Alberto Elorza Amores, tiene la oportunidad histórica de hacer ver la autonomía del Poder Judicial de la Federación o descarrilarla.

Hace unos 20 años, un ahora connotado Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y que antes había sido juez de distrito en materia penal nos decía: un auto de formal prisión no se le niega a nadie’’.

Porque cuando un impartidor de justicia tiene dudas lo mejor es aplicar el auto de formal prisión’’ y que sean los órganos de alzada –tribunales- quienes corrijan o se atrevan a cambiar las resoluciones.

En ese tenor se encuentra Gregorio Martínez y sus impulsores partidistas. Si el juez decreta formal prisión, adiós deseos de gobernar. Aún cuando no le sean arrebatados sus derechos políticos’’, como ocurren cuando existe sentencia condenatoria, lo que aún falta mucho al caso de Greg.

Pero si se otorga el auto de libertad por falta de elementos. Entonces sí, que Dios padre agarre confesado a Arturo Chávez Chávez y sobre todo a los panistas, quienes serán abatidos por todos los frentes.

Claro, vemos muy difícil la segunda posibilidad.

Y abatidos en preocupaciones, seguimos esperando noticias de El Jefe Diego Fernández de Cevallos. Del que no se sabe nada. Tampoco la autoridad, en este caso la PGR.

Pero más angustias es que los legisladores perredistas sigan presentando denuncias con recortes periodísticos o grabaciones televisivas o de radio en la PGR. Ahora los perredistas van por Los Legionarios de Cristo’’. Otra vez.

Acaso ¿no saben que jurídicamente esos son solo indicios, no pruebas?

¿O son tan ignorantes como Jesús Ortega, su presidente?

Que dijo solicitarían a la PGR copias del expediente con que se acusa a Gregorio Sánchez. ¿Hágame usted el re favor?

No, no creemos eso. De verdad nuestros legisladores y líderes políticos no saben nada de cultura jurídica. Eso ya ni preocupa.

Lo que si nos tiene con el Jesús en la boca, es que Giovanni Dos Santos abandone a la Selección Mexicana de fútbol, sólo porque Javier Aguirre, director técnico que ahora publicita de forma patriótica el Centenario y Bicentenario tras decir que México está jodido’’, haya dado de baja a su hermano, Jonathan Dos Santos del tricolor.

De Ciudad Juárez, los muertos, la psicosis en todo el país por la inseguridad ¿Quién se acuerda?