En México, como en muchos países, las personas encuentran diferentes barreras al momento de ahorrar para su retiro. La encuesta Ahorro y Futuro 2014, realizada por Amafore, reveló que 45% de la Población Económicamente Activa tiene presente y muy presente la necesidad de tener un plan económico para el retiro, pero sólo 12% afirma que está ahorrando lo suficiente para cuando llegue ese momento.

Una de las consecuencias más importantes de no ahorrar para el retiro serán pensiones por debajo de las expectativas de los trabajadores. Es importante recordar que, desde la fundación del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), en 1997, se concibió la pensión como producto de dos fuentes de financiamiento: ahorro obligatorio y ahorro voluntario.

El primero es producto de las aportaciones obreras, patronales y gubernamentales, que se depositan mes a mes en la cuenta individual de los trabajadores. En relación con el segundo, corresponde a cada persona decidir cuánto, cuándo y cómo realizarlo. En esta ocasión nos concentraremos en el segundo componente, el ahorro voluntario.

Según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), de abril del 2018 a abril del 2019, el ahorro voluntario total (ahorro voluntario+ahorro solidario1) creció 19% a tasa anual real, para llegar a la cifra récord de 77,000 millones de pesos. Para contextualizar la cifra, en los últimos cinco años, dicho monto se ha más que triplicado, pasando de poco más de 20,000 millones a 77,000 millones entre abril del 2014 y abril del 2019.

A pesar del importante incremento registrado en los montos de ahorro voluntario, todavía queda mucho por hacer, ya que la cifra total asciende a únicamente 2% del total de activos administrados por el SAR. Además, al analizar el número de trabajadores que han realizado aportaciones voluntarias, de cada 10 trabajadores con cuentas individuales, uno ha registrado alguna aportación voluntaria. El desafío no es menor. Impulsar el ahorro voluntario implica una mejor pensión al final de la vida laboral de los trabajadores mexicanos.

Para aquellos trabajadores que decidan ahorrar de forma voluntaria, existen diversos mecanismos. En primer lugar, lo pueden hacer a través de la AforeMóvil, siendo ésta la herramienta más utilizada para ahorrar voluntariamente. Incluso, entre octubre del 2018 y abril del 2019, 57% del monto ahorrado voluntariamente se hizo a través de dicha aplicación. Asimismo, los trabajadores pueden acudir a la tienda de conveniencia más cercana.

Además de las ventajas señaladas de ahorrar para el retiro, las aportaciones voluntarias cuentan con beneficios fiscales importantes a través de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), en caso de que el ahorro permanezca hasta tus 65 años. Es decir, el monto de ese ahorro se resta del ingreso total que obtienes en el año y, por lo tanto, no hay que pagar el ISR de esa cantidad. Es importante tener en cuenta que el artículo 151 de la LISR estipula que cada año es posible deducir impuestos hasta por 10% de los ingresos anuales, con un máximo de cinco veces el salario mínimo anual que son poco más de 160,000 pesos (este límite cambia año con año debido a la modificación del salario mínimo).

Ciertamente, los incrementos recientes en el total de ahorro voluntario son alentadores; sin embargo, todavía tenemos un importante reto por delante: aumentar las pensiones de los trabajadores mexicanos. Necesitamos prepararnos y ahorrar más para nuestro retiro, pensando en nuestro bienestar y en el de nuestras familias.

Algunos países han utilizado herramientas para incrementar el ahorro voluntario basadas en economía del comportamiento, es decir, contribuyendo a minimizar aquellas barreras que enfrentan las personas al momento de decidir ahorrar o no ahorrar. De esto hablaremos en nuestras próximas ediciones.

1 El ahorro solidario es una aportación voluntaria que realizan los trabajadores afiliados al ISSSTE, el cual es complementado con aportaciones patronales.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org