La sorpresa es que los ahorros de los trabajadores en las afores registran, en lo que va del año, plusvalías con máximos históricos.

Es notable el registro de tales plusvalías, a pesar de la volatilidad que observaron los mercados financieros internacionales y locales durante el primer semestre del año.

Los ahorros de los trabajadores acumulan siete meses consecutivos de plusvalías que en su conjunto ascienden a 309,458 millones de pesos.

Entre los factores que han impulsado las elevadas plusvalías en los ahorros de los trabajadores están: las altas tasas de interés que ofrece Banco de México y el diferencial con las tasas de interés de otros activos en las economías más avanzadas del mundo.

El miedo o la aversión al riesgo en los mercados internacionales ha derivado en que los inversionistas institucionales se refugien en activos de bajo riesgo con altos rendimientos. Las afores en México han aprovechado los altos rendimientos que ofrecen los valores gubernamentales nacionales en sus distintos plazos.

Volatilidad, las causas

Entre los factores nacionales que provocaron la volatilidad financiera están:

La revisión de las calificaciones de la deuda de Pemex y la modificación de Estable a Negativa de la calificación de la deuda soberana del país por parte de algunas agencias calificadoras.

Además del mal desempeño de los índices accionarios de la Bolsa Mexicana de Valores, en mayo, y de la declaración de quiebra de la empresa Oro Negro, en junio. Y entre las foráneas: la intensificación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la amenaza de la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos a las importaciones provenientes de México y fenómenos geopolíticos en el ámbito internacional.

Valor al alza, las cifras

A pesar de todos los factores de volatilidad, los ahorros de los trabajadores acumularon valor con cifras récord. Sólo en el mes de junio registraron 77,117 millones de pesos, la cifra más alta para cualquier mes desde enero del 2009, cuando la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) inició el cálculo mensual de las plusvalías, desde que las comisiones que cobran las afores se homologaron a un porcentaje de los saldos administrados.

En el primer semestre del 2019 las plusvalías del SAR fueron de 280,926 millones de pesos, los cuales se han reflejado en atractivos rendimientos en beneficio de los trabajadores.

Esta cifra es la más alta que se ha observado para cualquier primer semestre en los últimos 11 años.

Para el mismo periodo de los últimos cinco años, las plusvalías de este año 2019 son notablemente altas.

En el 2013 se registraron minusvalías por 37,500 millones de pesos.

En el 2014 se registraron plusvalías de 135,500 millones de pesos.

En el 2015 descendieron a 30,100 millones de pesos.

En el 2016 fueron de 74,500 millones de pesos; en el 2017 subieron a 149,900 millones de pesos y en el 2018 cayeron a 81,300 millones de pesos.

En este primer semestre del 2019 llegaron a 280,900 millones de pesos.

Miedo y tasas de interés

La incertidumbre ha propiciado que los inversionistas institucionales, incluidas las administradoras de fondos globales, se refugien en activos de bajo riesgo con los mejores rendimientos, entre ellos los de algunas economías emergentes como la mexicana.

En particular, las afores, en congruencia con su responsabilidad fiduciaria para con los trabajadores, han aprovechado los altos rendimientos que han venido ofreciendo los valores gubernamentales nacionales a distintos plazos.

Las plusvalías obtenidas a lo largo del primer semestre del año se explican fundamentalmente por la mayor percepción de aversión al riesgo por parte de los inversionistas y por el diferencial entre las tasas de interés en México y las tasas de interés de otros activos en las principales economías avanzadas del mundo.

Licitación, ¿fallida?

Con varios retrasos concluyó la licitación extraordinaria de medicamentos para el segundo semestre del año que organizó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, específicamente la oficialía mayor que encabeza Raquel Buenrostro.

Quedó “desierto” (es decir, no fue asignado) 62% de las claves licitadas.

Sólo 38% fue asignado entre los laboratorios participantes.

Sin duda, los resultados reflejan un fracaso en la licitación extraordinaria.

Independientemente de que el abasto de medicamentos para todo este año está garantizado por la licitación que realizó el gobierno pasado para cubrir el periodo.

Y de que esta licitación extraordinaria tenía dos propósitos fundamentales: reducir el precio de los medicamentos contratados, y comprar medicamento para satisfacer la demanda de la mayoría de los endeudados estados de la República Mexicana (con una deuda total por 20,000 millones de pesos) que en administraciones pasadas compraron pero no pagaron medicinas y los laboratorios ya no quieren surtirles.

Lo cierto es fue un fracaso para el cumplimiento de ambos objetivos.

Lo que queda claro es que los laboratorios mostraron voluntad para participar.

Sin embargo, hay varios puntos que fueron notables: los precios máximos fueron muy bajos; el estudio de mercado fue opaco (como lo ha sido desde hace mucho); la inexperiencia de los laboratorios al licitar directamente hizo que muchos fueran descalificados, y la falta de claridad para las fechas de pago y otros elementos jugaron en contra.

Ahora el problema es que se tendrán que hacer compras directas para satisfacer la demanda de medicamentos de los estados. Al tiempo.

ATISBOS

¿SORPRESA? Cuál será la sorpresa que anuncie hoy el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, durante el festejo para celebrar la fecha en que ganó las elecciones. Veremos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.