Agustín Carstens no ha tirado la toalla en la contienda por la candidatura de la Dirección Gerencia del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, está perfectamente consciente de que está en desventaja y que es prácticamente un hecho que la Unión Europea le aplicará la aplanadora.

También tiene claro que en Estados Unidos, a pesar de las simpatías que tienen para con Carstens, los pilares de la economía son Timothy Geithner y Ben Bernanke, por lo cual se abstendrá de encabezar la rebeldía en contra de la regla no escrita que dispone que el liderazgo del FMI es para los europeos y el Banco Mundial para los estadunidenses. Con 35% de los votos de Europa, más la suma de 16.8 del porcentaje del poder de voto de Estados Unidos, parece imposible que Carstens remonte a Christine Lagarde. De cualquier forma, aun con la potencial derrota, Agustín Carstens y México -desde la perspectiva del candidato mexicano- habrían ganado con la candidatura fallida, la cual le ha dado al personaje y al país resonancia internacional y un paréntesis a la ola mediática de violencia que impera en México y el mundo.

El Gobernador del Banco de México (Banxico) habrá dejado en evidencia la farsa de las votaciones en el FMI, la falta de fuerza y cohesión de los BRIC -como se llama a las naciones emergentes Brasil, Rusia, India y China- y habrá marcado el principio de la reconstrucción de la arquitectura de una de las dos instituciones gemelas de Bretton Woods. No obstante todo ello, a 15 días de que la Junta Ejecutiva del organismo financiero internacional tome su decisión, el Gobernador del Banxico mantiene la esperanza y considera que todavía puede registrase un milagrito y resultar electo.

Carstens insiste en que frente a la francesa Christine Lagarde tiene amplias ventajas en conocimientos y experiencia para conducir al FMI. En contraste con su contendiente, a la que considera como una diplomática financiera impresionante, Carstens se autoproclama como un candidato que le daría legitimidad y aumentaría la credibilidad de la institución. No pierde de vista que su ortodoxia monetaria es al mismo tiempo una ventaja y una desventaja porque su convicción de aplicar fuertes medidas de disciplina en las economías en crisis de la eurozona es precisamente a lo que están rehuyendo aquellas naciones que hasta ahora están aplicando paliativos.

El exsecretario de Hacienda de México habla con franqueza y sin rodeos en torno del primer proceso que se registra en competencia para el relevo en el máximo cargo del FMI. En su balance, el funcionario mexicano calcula que de cualquier manera, gane o pierda el más alto puesto del FMI, él habrá ganado.

Su intensa gira de autopromoción le permitió avanzar en los temas de organización y liderazgo que requerirá para la reunión del G-20 en México.

La previsible salida de Ernesto Cordero de la Secretaría de Hacienda para contender por la Presidencia de la República haría recaer tal responsabilidad en el Gobernador de Banxico.

Y, por otra parte, aunque un lustro parece un horizonte muy remoto, lo cierto es que en su carrera todavía quedaría viva la posibilidad de alcanzar la Dirección Gerencia del FMI.

Por lo pronto, Carstens advierte que someterá a marcaje la gestión de Lagarde, en caso de que le gane la posición.

Como economista de excelencia y experimentado negociador político, Agustín Carstens le apostó a una posición: ganar-ganar.

Telecomunicaciones, utilidad operativa

De acuerdo con un análisis del máximo órgano regulador de la industria de las Telecomunicaciones en México, la Comisión la Federal de Telecomunicaciones, que preside Mony de Swaan, dio a conocer que la utilidad operativa (EBITDA) de Telmex en México (47%) es más alta que el de operadores en Europa o que el de su socio estadounidense, AT&T, con 18 por ciento.

Desde la perspectiva de Cofetel, la concentración de mercado está directamente vinculada con niveles de EBITDA y rentabilidad. Su conclusión es que Telmex difícilmente encontrará un mercado que le permita una utilidad operativa superior a la que obtiene en México. Telmex estaría cometiendo un grave error si decide no invertir en el país con mayor EBITDA de la región.

La misma fuente indica que con base en datos de la operadora, en el 2010 invirtió 839.6 millones de dólares y generó ingresos por 9,172 millones de dólares. Esto implica que invirtió alrededor de 9% de sus ingresos.

A pesar de que Telmex concentra 85.1% del mercado fijo y es una utilidad operativa envidiable, ha reducido significativamente sus inversiones en México; en paralelo, Telmex Internacional despliega cada vez mayores inversiones en la industria de telecomunicaciones de otros siete países latinoamericanos.

CUENTOS VERAS

A propósito de la televisión digital terrestre y el apagón analógico, en la Cofetel avanzan en un camino alternativo que prevé la abrogación del decreto respectivo. Y es que la Corte resolvería mínimo en dos años. La idea sería hacerlo por la vía administrativa y que arranque en el 2016, en lugar del 2015. ¿Será?