El aguacate, persea americana o persea gratissima, es un fruto de origen mexicano rico en carbohidratos y fibra. Principalmente, se utiliza para la alimentación humana por su contenido de proteínas, vitaminas y minerales; adicionalmente, su materia grasa es apreciada por la industria cosmética y farmacéutica.

Por su aportación nutricional, así como su uso con carnes o en dietas vegetarianas, el aguacate presenta un alto valor comercial. En el 2012, el precio promedio al consumidor en centrales de abasto fue de 23.2 pesos por kilogramo, 26.6% inferior al promedio del 2011; sin embargo, se debe destacar que la inflación del 2011 fue producto de la tromba presentada en el país durante el 2010, misma que mermó la producción de al menos cinco municipios de Michoacán, principal estado productor del país; y la sequía nacional del 2011.

Por otra parte, el aguacate presenta una dinámica de crecimiento dentro del comercio internacional. México aporta 34% del volumen total de aguacate comercializado en el mundo, según la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). En el 2011 se exportaron 400,000 toneladas con destino a Estados Unidos, Japón y Canadá, entre otros países, es decir, 31.7% de la producción nacional.

Cabe mencionar que también se exportan productos de valor agregado como guacamole, pasta, mitades congeladas y aceite crudo, los cuales generen ingresos por comercialización cercanos a los 989,700 millones de dólares.

Como respuesta a las demandas local e internacional, la producción nacional se incrementó, entre el 2003 y el 2012, en 4.8% a Tasa Media Anual de Crecimiento (TMAC). Principalmente, se explica por el incremento en producción en Aguascalientes, Baja California Sur, Colima y Jalisco con crecimientos de 28.5, 27.5, 26.7 y 26.0%, respectivamente.

Adicionalmente, Michoacán contribuyó con una TMAC de 4.5%; sin embargo, su importancia en volumen se destaca al contribuir con 86.0% de la producción nacional en el 2012.

Un segundo factor que contribuyó a la producción fue el incremento en la superficie sembrada. Las hectáreas destinadas al frutal se incrementaron en 5.0% a TMAC en los últimos 10 años.

Los estados que contribuyeron al incremento de la superficie cultivada fueron Jalisco, Colima, Chiapas, México y Guerrero con TMAC de 38.2, 35.1, 25.8, 14.0 y 12.8%, respectivamente.

La superficie sembrada en Michoacán se incrementó en 3.5% a TMAC, llegando a representar 74.1% del total de la superficie sembrada en el 2012.

En este punto es importante considerar el rezago entre la siembra y la producción, la primera cosecha comercial de un árbol injertado se da a los cinco años posteriores a la siembra, su rendimiento promedio es de 50 frutos por árbol; no obstante, después de los ocho años se pueden esperar en promedio 800 frutos por árbol.

El aguacate, por su aceptación en la industria alimenticia, cosmética y farmacéutica, representa una oportunidad para inversión. Si bien en el último trimestre del 2012 se contrajo el precio de comercialización, cabe esperar una recuperación para el segundo trimestre del 2013 por efecto del comportamiento estacional del frutal.?

*Luis Daniel Núñez Guzmán es especialista de la Subdirección de Diseño de Programas en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]