Los ciudadanos tenemos derecho a saber en qué y cómo se gastan nuestros impuestos. Una de las mayores preocupaciones tras la aprobación de las reformas es precisamente la transparencia con la que se ejercen los recursos en las distintas secretarías.

En marzo del 2014, el Congreso aprobó modificaciones a la Ley General de la Infraestructura Física Educativa, en materia de bebederos escolares, en donde se estableció que las escuelas deberán garantizar la existencia de bebederos suficientes y con suministro continuo de agua potable en cada inmueble de uso escolar.

La propuesta del Congreso estipuló que el Presupuesto de Egresos de la Federación debe contemplar una partida anual para la instalación y mantenimiento de los bebederos escolares. El Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2016 establece: De los recursos aprobados para el Programa de la Reforma Educativa, se destinará 15% para proveer bebederos con suministro continuo de agua potable para uso humano en los inmuebles escolares, de conformidad con los artículos 7 y 11 de la Ley General de la Infraestructura Física Educativa .

Esto es que del presupuesto total destinado a la implementación de la reforma educativa, que es de 5,793 millones 703,647 pesos, sólo 15% (869 millones 55,547.1) será destinado a bebederos. Este monto viene del presupuesto de educación; además, en el presupuesto de salud, se destinarán 338 millones. Del total de lo recaudado por el IEPS (bebidas azucaradas y alimentos no básicos con alta densidad calórica), 31,000 millones, solamente 4.12% será lo equivalente a la inversión que se hará en instalación de bebederos.

Esos 1,000 millones están muy lejos de la cifra requerida de más de 20,000 millones. Para que las más de 30,000 escuelas de educación básica puedan contar con bebederos se necesitan, solamente para su instalación, 20,000 millones de pesos; sin embargo, el recurso destinado para esta política pública será de 1,000 millones de pesos, lo que es insignificante para brindar las necesidades reales de los niños.

Es urgente que las autoridades hacendarias y educativas transparenten el destino de los recursos obtenidos por los impuestos especiales, y que la ciudadanía tengamos claridad de que nuestros impuestos están siendo bien utilizados, en beneficio de los niños de nuestro país. Ya contamos con el marco jurídico y los recursos provenientes de la recaudación del IEPS, sólo falta la voluntad política para colocar los bebederos en las escuelas.

Firma y súmate a la petición en www.change.org.mx: #AguaParaLosNiños.

Twitter: @armando_regil