En la entrega de ayer mencioné cómo se define la crisis del agua y cómo se puede mejorar la gestión del recurso hídrico, ahora continuaremos con algunos ejemplos y lo que está haciendo FIRA, como parte de la banca de desarrollo que coordina la SHCP

En el caso de México, tanto en el sector agrícola como turístico, ya se viene usando el agua desalada desde hace más de 15 años.

Respecto a la agricultura y de acuerdo a información de la Secretaría de Fomento Agropecuario del gobierno de Baja California , en el 2015 se regaron 5,749 ha con agua desalada, esto es 55% de la superficie cultivada en el valle de San Quintín y sus alrededores; con un volumen de agua desalada de 38.7 millones de m3, regando principalmente cultivos de fresa, tomate y otras berries, que tienen una alta productividad y que permiten cubrir costos de operación para desalar agua de alrededor de 0.40 dólares por m3, cifras similares a las que se pagan en otras partes del mundo.

Entre los principales retos a los que se están enfrentando los agricultores del valle de San Quintín está la falta de agua, esto es, el volumen concesionado contra la recarga de los acuíferos que presenta un déficit de 57 millones de m3, lo que conlleva a tener seis acuíferos sobreexplotados, cuatro de ellos, además, con intrusión salina y la capacidad de producción de energía eléctrica está limitada.

En contraparte, existe una serie de oportunidades que brinda la región tales como un elevado valor de la producción, prácticamente 47% del valor que se produce en toda la agricultura de riego de Baja California (16,036 millones de pesos en el 2016), existe superficie disponible, además de tecnologías como la agricultura protegida y la desalación de agua vía ósmosis inversa, destacando el conocimiento y experiencia empresarial de más de 30 años, y agua de mar disponible.

En este tipo de regiones, FIRA contribuye con diversos productos y servicios, en materia de financiamiento en todo el municipio de Ensenada, durante el 2016 el saldo de cartera fue del orden de 706 millones de pesos, destacando el crédito de largo plazo con 65%, las principales redes de valor son los cultivos cíclicos como fresa, tomate, chile, pepino, entre otra hortalizas.

Asimismo, FIRA se suma a las acciones de los empresarios-productores en la región del valle de San Quintín, mediante financiamientos y plazos adecuados a las inversiones, con esquemas de garantías para los bancos e intermediarios financieros no bancarios como el servicio de garantía Fondo Español de Garantía Agraria y/o Fonagua, además en las compras de los agroinsumos con la garantía Profertil. además, complementa el financiamiento con apoyos tanto a la inversión fija como para la reducción del costo al financiamiento, ambos con recursos de Sagarpa.

Para mayor detalle de los programas y servicios habrá que consultarlos en la página web de FIRA, sección Programas de Sagarpa y otras entidades operadas por FIRA: www.fira.gob.mx.

Las iniciativas señaladas con anterioridad se podrán replicar y apoyar de manera similar o bien adecuando los esquemas a cada tipo de proyecto e incluso en el sector de uso urbano ya se están ejecutando proyectos para desalar agua de mar en la ciudad de Ensenada y en la población de San Quintín, ambos en Baja California, que contribuirán al desarrollo de la región.

*Artemio Vázquez Aguilar es especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios de FIRA en el noroeste. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]