En algunas capitales europeas, donde la urbanización gana espacios a las zonas rurales, aumentando emisiones de dióxido de carbono, temperatura y causando daños severos a la salud física y emocional de los ciudadanos, las azoteas verdes han dado buenos resultados en la mitigación de dichos efectos.

El concepto de naturación urbana ha sido utilizado desde la antigüedad, con ejemplos como los patios y huertos en Egipto y Persia del año 2,600 a. C., integrados a las viviendas para el cultivo; los jardines colgantes de Babilonia del siglo VI a.C., considerados una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo; el palacio de Bahi-Thakt en Schiras, India y el palacio Venezi en Roma, de 1467.

El creciente mercado de naturación de techos en viviendas y edificios, hasta ahora poco explotado en México, permite desarrollar jardines y huertos en construcciones urbanas, mejorando la calidad del aire, capturando partículas suspendidas, como el plomo, fijándolas en las plantas, impidiendo así su reincorporación a la atmósfera e intercambiando oxígeno por dióxido de carbono.

Las azoteas verdes también permiten captar agua pluvial; regular la temperatura de las construcciones, reduciendo la necesidad de aire acondicionado; aislamiento acústico, ahorro en gasto de impermeabilización y mantenimiento de azoteas; así como, aumentar la plusvalía de un inmueble, convirtiéndose también en un espacio de recreación, relajación y liberación de estrés para los ocupantes de los edificios.

Cabe resaltar que no todos los inmuebles son aptos para construir azoteas verdes, estos deben lograr soportar la carga adicional que implica la naturación, estimada en 110 kilogramos por metro cuadrado.

A propósito de este tema, con el fin de promover un desarrollo urbano sustentable, la Asociación Mexicana para la Naturación de Azoteas organiza el Congreso Mundial de Azoteas Verdes 2010, a celebrarse en la ciudad de México en octubre próximo, por primera vez en una capital de América Latina.

La oportunidad de negocio para emprendedores radica en que, si además de hacerlas verdes, se hacen productivas, se convertirán en semillero de ganancias, pudiendo cultivar verduras y frutas orgánicas, así como flores, plantas aromáticas y ornamentales de excelente calidad en un reducido espacio, tanto para autoconsumo como para venta.

Otra oportunidad de negocios interesante es crear empresas especializadas en diseño, construcción y mantenimiento de azoteas verdes, por lo que FIRA, como impulsor de estas iniciativas, ya cuenta con un espacio verde en sus oficinas de la ciudad de México.

Milton Morales Páramo es especialista de la Dirección de Agronegocios de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]