Existen muchos desafíos que enfrenta el sector agropecuario en nuestro país y en el mundo: el efecto del cambio climático, una mayor demanda de alimentos y menor disponibilidad de recursos para la producción agropecuaria (tierra y agua), los cuales requieren atención con enfoque sostenible. De acuerdo con estimaciones de la FAO, la población mundial aumentará en más de 2,000 millones de personas para el 2050; colateralmente, la demanda de alimentos aumentará 30% y la población urbana, 70%, lo que requerirá incrementar la producción de alimentos así como mejorar la infraestructura de conservación, transporte y sistemas de distribución, con el fin de conservar la calidad e inocuidad de los alimentos.

Para cubrir la demanda de alimentos es necesario evolucionar a sistemas más intensivos, que permitan incrementar la eficiencia de los recursos por unidad de alimento producido en el umbral de que sea económica y biológicamente viable, sin comprometer la inocuidad de los alimentos.

La agroindustria juega un papel preponderante dentro de los procesos de producción primaria de alimentos, su procesamiento, conservación y la venta al consumidor final, por el conocimiento que tiene de la demanda del mercado, tendencias, calidades, vida de anaquel, presentaciones, entre otras, y la relación de proveeduría que mantiene con la actividad primaria para atender su mercado.

La agroindustria, como rama de la industria que transforma y da valor agregado a los productos de origen agropecuario, forestal y pesquero, representa una actividad económica de importancia, ya que permite la disponibilidad y durabilidad de productos perecederos e influye en variables como el empleo, la inversión y el desarrollo económico.

La agroindustria alimentaria transforma productos del sector primario en productos para consumo humano e incluye procesos de selección, clasificación, empaque y almacenamiento; en tanto que la agroindustria no alimentaria se encarga de la transformación de los productos primarios que sirven como materia prima para elaborar diferentes productos industriales.

De acuerdo con cifras del Inegi, el valor de la producción de la industria alimentaria en México al mes de diciembre del 2016 fue de 95,740 millones de pesos, lo que representó un incremento de 12.7% respecto al mismo mes del año anterior, esto muestra el dinamismo que presenta la agroindustria dentro de la economía, existiendo una clara tendencia de la población a consumir productos agroalimentarios de mayor valor agregado.

En la siguiente emisión hablaremos de la agroindustria en Aguascalientes, algunas estrategias para fortalecerla y las acciones de FIRA, como parte de la banca de desarrollo de la SHCP, para fomentar la integración de los productores a la industria y al mercado.

*Cupertino Gerón Díaz, Feliciano Martínez Valenzuela y Ana Rosa Aguilar Maldonado: Residente, Especialista y Promotora de FIRA en Aguascalientes, respectivamente. La opinión es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected],

[email protected],

[email protected]