¿Podrían los trabajadores con los recursos que ahorran en las afores ser un salvavidas para superar la estela de daños que provocará la pandemia del coronavirus e impulsar la reactivación de la economía nacional?

Es probable. Por lo pronto, le puedo adelantar que la Amafore, que preside Bernardo González, prepara un paquete de propuestas para presentarlo ante el presidente de la Consar, que encabeza Abraham Vela, y al secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, precisamente con el propósito de coadyuvar en la recuperación económica, una vez que se supere la crisis sanitaria.

Apenas se está cocinando, no es algo que ya esté concluído. Pero en breve será presentado al titular del órgano supervisor de las afores para un primer análisis; posteriormente, se planteará ante el responsable de las finanzas públicas.

El trabajo de los planteamientos se realiza con la máxima discreción por parte de las afores. Y no es muy remoto que pudieran encontrarse alternativas para ampliar la posibilidad de que los recursos que administran las afores puedan servir como una especie de “salvavidas”. Desde antes de que estallara la crisis sanitaria en México, los multimillonarios recursos de los trabajadores en las afores ya habían sido señalados por su potencial para detonar y complementar las inversiones privadas.

El presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, en noviembre pasado mencionó parte de los recursos que administran las afores, como un complemento para realizar los proyectos incluidos en el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura, en el que se incluyó un primer paquete que contempla 147 proyectos a desarrollarse en los próximos cinco años, por un monto total de 859,000 millones de pesos, exclusivamente del sector privado. El dirigente de los banqueros, durante la presentación del Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura dijo que en México hay suficientes recursos tanto nacionales como internacionales para cumplir con los compromisos incluidos, más los que se acumulen en el futuro.

Destacó que la banca ya tiene invertidos 684,000 millones de pesos en materia de infraestructura, pero además cuenta con 600,000 millones de pesos de liquidez; la diferencia entre los 5.3 billones de pesos que tienen de captación y los 5.9 billones de préstamos.

Luego mencionó que hay 218,000 millones de pesos que tienen invertidos las afores, los CKD y los fibras, además de la banca internacional. Lo que da un total de 800,000 millones de pesos invertidos en infraestructura.

Niño de Rivera enfatizó que las afores tienen 3.9 billones de pesos captados y acualmente sólo invierten 4% de ese monto en infraestructura, por lo que si se aumenta en 1% cada año, se tendrían otros 39,000 millones anualmente para invertir.

O sea que los recursos de las afores están a la vista de los inversionistas y ahora las propias afores preparan propuestas para impulsar su uso para procurar la recuperación económica. Hasta ahora, prácticamente todos los análisis confluyen en las mismas inquietantes preguntas.

Frente a la crisis del coronavirus y los elevados costos previsibles, ¿qué hará el gobierno mexicano? ¿Se olvidará del superávit primario? ¿Incurrirá en deuda?¿De dónde sacará los recursos para cubrir las necesidades derivadas de la atención a la pandemia? ¿De dónde obtendrá el dinero para reactivar la economía? Bueno, pues una respuesta parcial a esas preguntas podrían ser los recursos de los trabajadores en las afores.

Hay que recordar que el sistema de ahorro para el retiro es el segundo sector más importante del sistema financiero mexicano: administra 16% del Producto Interno Bruto; son ya poco más de 4 billones de pesos.

Hasta ahora, 53.8% de esa cantidad está invertido en deuda gubernamental.

Habrá que ver de qué manera las afores, la autoridad sectorial y la Secretaría de Hacienda logran crear las mejores alternativas para detonar su inversión, pero sobre todo con extremo cuidado y responsabilidad sobre los recursos de los trabajadores.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.