Los ingresos y las utilidades de las afores registran niveles máximos.

En los últimos siete años los ingresos acumulados de las afores sumaron un total de 209,000 millones de pesos.

Son los ingresos que registran por el cobro de las comisiones que cobran a los trabajadores del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), por administrar e invertir sus ahorros

En el 2018 registraron un nivel récord de 32,000 millones de pesos. Del 2012 al 2014, cada año observaron ingresos anuales por 29,000 millones de pesos.

Del 2015 al 2017 sus ingresos anuales fueron de 30,000 millones de pesos. Los ingresos de las afores se originan prácticamente en una sola fuente: las elevadas comisiones que cobran a los trabajadores.

Golpe al ahorro

Las afores en México han registrado a lo largo de su historia de operación, utilidades netas y operativas en constante crecimiento, en detrimento de las pensiones de los ahorradores.

En el 2018, las utilidades operativas de las afores ascendieron a 18,300 millones de pesos, 57% de sus ingresos por comisiones.

Y las utilidades netas fueron de 10,700 millones de pesos, 33% de sus ingresos por comisiones.

El sistema de contribución definida en México es el que cuenta actualmente con el nivel de comisiones más alto en función del indicador comisión por administración como porcentaje del saldo.

El órgano regulador de las afores, la Comisión Nacional del SAR (Consar), que preside Abraham Vela, realizó una radiografía que deja al desnudo el lucrativo y anticompetitivo negocio de las afores. Concluye que además de la ineficiencia de las afores, su rentabilidad no es congruente con lo que se esperaría en una industria competitiva.

Para el sistema en promedio las tasas de rendimientos sobre capital y activos son de 17% aproximadamente.

Oligopolio de 10

Por sus características, el mercado mexicano difícilmente puede considerarse competitivo.

El mercado cuenta con un número reducido de participantes (10 empresas en total) y considerando el monto de los recursos administrados por el SAR: 3,600 millones de pesos, equivalentes a 15% del PIB y el número de cuentas administradas: casi 63 millones de cuentas individuales, su perfil no es pro competencia. De ahí la intención de la autoridad por procurar una disminución de las comisiones que cobran las administradoras de fondos para el retiro (afores).

Disminuir comisiones

Las afores en México —señala la autoridad— son un oligopolio sin competencia, que obtiene ingresos y ganancias extraordinarias, con elevados niveles de comisiones y sin realizar mayor esfuerzo.

Es por eso que la intención de las autoridades financieras del país es que las comisiones desciendan por lo menos a 0.70% para el año 2024 para el promedio simple de las comisiones del sistema, respecto de su promedio actual de 0.98 por ciento.

La Junta de Gobierno de la Consar en ningún momento pretende regular de manera discrecional las comisiones que genuinamente pueden cobrar las administradoras. Actualmente, las comisiones que cobran las afores en México son altas en una comparación internacional.

Ganancias sin esfuerzo

Las afores, a diferencia de las instituciones de depósito y otros intermediarios financieros, obtienen sin ningún esfuerzo una creciente captación cautiva producto de las contribuciones tripartitas de los trabajadores, los patrones y el gobierno federal.

Las afores obtienen sus ingresos fundamentalmente de las comisiones que cobran sobre cada una de las cuentas individuales de los ahorradores.

No obstante que ésta es básicamente su única fuente de recursos, sus rendimientos sobre activos y sobre capital, así como sus utilidades netas de operación superan, por mucho, a los rendimientos y utilidades de cualquier otro intermediario financiero del país. Los servicios que las afores prestan a la sociedad se caracterizan por economías de escala significativa, es decir, ingresos a escala crecientes y un costo marginal de administrar un mayor número de cuentas adicionales, que es prácticamente nulo.

Por tanto, (de acuerdo con el Índice de Lerner), la industria de las afores está muy concentrada y es escasamente competitiva.

Competencia, ausente

A diferencia de otros mercados oligopólicos, la competencia entre las afores no ocurre necesariamente a través de mayores rendimientos para los trabajadores o a través de precios, es decir, menores comisiones cobradas sobre las cuentas individuales de los trabajadores.

La competencia ocurre principalmente a través del gasto comercial, principalmente en promotores y la remuneración de éstos está más vinculada a atraer cuentas de las demás afores en vez de buscar la permanencia del trabajador a través de mejores y mayores servicios de asesoría y orientación al cliente; en pocas palabras, no se observa una competencia a través de menores comisiones.

El principal reto para cualquier regulador de una industria altamente concentrada y tan sui géneris como la de las afores es evitar prácticas de colusión.

Por lo pronto, el proceso para lograr la reducción de las comisiones por parte de la Consar está en curso y a pesar de la oposición y críticas de la industria, todo indica que no habrá marcha atrás. Veremos.

ATISBOS

SALUD.-En el 2018, el sector cervecero creció 9% respecto al año anterior y México se consolidó como el principal exportador de cerveza del mundo, con un crecimiento de 19 por ciento. Con esos datos llega la industria cervecera a este Día Internacional de la Cerveza, que cada año se celebra el primer viernes de agosto.

Gran parte de estos resultados es producto del desempeño que ha tenido Grupo Modelo —que dirige Cassiano de Stefano—, que en el segundo trimestre de este año reportó un crecimiento de dos dígitos, tanto en ingresos como en volumen de venta. Así que, ¡salud!

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.