Aeroméxico está llena de planes.

Además de y a partir de la inversión multimillonaria que anunció en días pasados, Aeroméxico está en la búsqueda de un socio en Latinoamérica.

En lo operativo, tiene planeado fortalecer su presencia en Asia, en particular, en Japón y China, así como en Europa y Sudamérica.

No será de la noche a la mañana, pero Andrés Conesa, director de Aeroméxico, tiene puesta la mira en el mercado asiático, con vuelos diarios, además de fortalecer su presencia en Estados Unidos y México. En días pasados, la aerolínea anunció que invertirá 11,000 millones de dólares para comprar 100 aviones nuevos en los próximos 10 años.

Socio latinoamericano

Lo del socio en Sudamérica tampoco será inmediato. Será en uno o dos años.

La búsqueda será muy cuidadosa y sin prisa. La intención es lograr una alianza con aquella que represente el mejor candidato, como en el caso de Delta, que resultó ser la mejor alianza lograda por Aeroméxico.

Sin duda, esta alianza entre Aeroméxico y Delta le dio un aval a la aerolínea mexicana para la lograr el contrato multimillonario con Boeing.

Planes y mercados

Bueno, pues con ese programa de adquisiciones de aeronaves, Conesa planea primero sustituir los aviones 767 por nuevos 787. Los primeros serán utilizados para las rutas que ya vuela Aeroméxico, principalmente, a París y Japón.

Y a partir del avión número 13 -hay que recordar que Aeroméxico cuenta con 12 aviones de cabina ancha y, con las compras llegará a 19- dará servicio diario a Asia, lo que implica que tendrá cuatro frecuencias a Japón y tres frecuencias a China.

Además, planea tener un par de ciudades adicionales en Europa y fortalecer su presencia en Sudamérica. A través de su alianza con Delta, también buscará aumentar su presencia en Estados Unidos. Este año arrancó vuelos a Washington y Atlanta y espera arrancar hacia el mes de septiembre o principios de octubre a Dallas. La intención es continuar abriendo más ciudades de Estados Unidos y fortalecer su presencia en aquellas que ya atiende.

Con los aviones medianos Boeing 737, Aeroméxico continuará reforzando su presencia en el mercado nacional.

Este año inició cobertura en ciudades en las que no había estado, por ejemplo: Manzanillo, Colima, Chetumal, e iniciará antes de que concluya este año en Saltillo. Con esto, cubrirá todo el territorio nacional.

También busca aumentar la oferta en aquellas ciudades en las que es relativamente baja, por ejemplo Monterrey, Guadalajara, Tijuana y Cancún.

El tamaño sí cuenta

Cuando se hizo el anuncio de la inversión, se enfatizó que es la más cuantiosa jamás hecha en México y Latinoamérica.

Para Andrés Conesa, una inversión de 11,000 millones de dólares sólo la pueden hacer quienes están en las grandes ligas y, por ende, Aeroméxico ya es de grandes ligas y debe planear bajo esa premisa.

Sólo para dar una idea de la dimensión de este pedido, hay que decir que es de los contratos más grandes del mundo para GE mundial, que en México preside Gabriela Hernández.

La tecnología del motor de los aviones Boeing que recibirá Aeroméxico se fabrica en Querétaro, México.

Otra referencia: Boeing y Airbus producen 30 aviones al mes; al año, se construyen alrededor de 350 aviones; en total, hoy vuelan alrededor de 6,000 aeronaves. Las aerolíneas buscan aviones para remplazar sus flotas o para crecer. ¿Por qué Aeroméxico hizo un pedido tan grande desde ahora? Porque su intención es crecer y, para ello, prevé la capacidad de construcción y las expectativas de crecimiento económico interno.

Con este pedido de 100 aviones, Aeroméxico recibirá la centena en alrededor de 10 años y parte de la flota que compra, la recibirá 11 meses después de que comiencen a volar en el mundo. Es decir, Aeroméxico pasará de tener aviones con una década volando a menos de un año.

El total de los 100 aviones los tendrá la aerolínea para el 2022.

Y un nuevo aeropuerto alterno al de la ciudad de México podría estar en ocho años.

Si crece la economía y se construye el aeropuerto, Aeroméxico estaría listo para enfrentar el nuevo escenario.

Guadalajara ya no

Por otra parte le puedo adelantar que Aeroméxico ya canceló su intención de construir la planta que planeaba en Guadalajara. Ésta se vino abajo por problemas en la tenencia de la tierra. Ahora revisa tres alternativas: León, Querétaro y Estado de México.

Invertirá en lo que será la planta de mantenimiento más grande de México y contará con siete líneas de producción: cuatro para Aeroméxico, dos para Delta y dos para terceros.

CUENTOS VERAS

Que en el Consejo Coordinador Empresarial y la CTM trabajan ya en el proceso que busca la aprobación de la reforma laboral. Sin embargo, hay quienes dicen que un periodo extraordinario de sesiones es prácticamente imposible. De lo que no hay duda es que el planchado de una reforma laboral es urgente y sería un peldaño de enorme trascendencia para el nuevo gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto.

Twitter: @marco_mares

[email protected]