La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) ha enfatizado que México está llamado a convertirse en una potencia mundial en la actividad acuícola, considerando su crecimiento a tasa media anual de 15% y una producción histórica, en el 2016, de 387 ,732 toneladas, que representan 22% de la actividad pesquera del país

Con información del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de la Sagarpa, la tasa media de crecimiento a nivel mundial en acuacultura es de 6%; sin embargo, en México durante los últimos años esta actividad ha tomado un mayor impulso, ofreciéndose como una alternativa de producción alimentaria y campo de interés para la inversión.

La acuacultura la podemos considerar como la producción de plantas y/o organismos acuáticos en condiciones controladas, en agua dulce, salobre o salada, para su consumo, venta o para recuperar especies amenazadas.

Esta actividad es relativamente nueva comparada con la agricultura y la ganadería, cuyos inicios datan de 7,000 y 8,000 años, AC, respectivamente, aunque se tienen registros del cultivo de carpa en China desde 3,800 años AC.

En México, la acuacultura se remonta a la época precolombina, tomando en cuenta los registros mayas que indican el cultivo del pejesapo y pejelagarto para su consumo en cenotes.

Pero es hasta 1937 cuando se crea el primer centro piscícola en el Estado de México (El Zarco).

Hoy, uno de los grandes retos mundiales es lograr la seguridad alimentaria y nutrición del mundo en forma sustentable. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura estima para el año 2050 una población mundial cercana a los 9,600 millones de personas, lo que representa un desafío proporcionar el alimento suficiente, de manera sustentable para las futuras generaciones.

Es ahí donde la acuacultura puede desempeñar un papel muy importante.

Nunca antes se ha consumido tanto pescado ni se ha dependido tanto del sector para alcanzar una situación de bienestar. El pescado es muy nutritivo, una fuente vital de proteínas y nutrientes esenciales.

Del mar se obtiene 10% de las proteínas animales para alimentación humana y el 1.3% de su alimentación global (Duvigneaud, 1980).

Ante una creciente población, que hoy rebasa los 7,500 millones de habitantes, con una demanda de alimentos cada vez mayor, la acuacultura, en especial la desarrollada en el mar, cobra particular relevancia.

La acuacultura en sus inicios se realizó tierra adentro, lo que en países con poco patrimonio territorial y por la competencia por el espacio de uso de suelo, ha llevado al desarrollo de técnicas de cultivo en el mar, principalmente en países de los archipiélagos asiáticos.

Mañana continuaré con este tema y la importancia de la acuacultura en México, como lo ha señalado la Sagarpa.

*Juan Alberto González Sánchez es especialista de la Subdirección de Pesca, Forestal y Medio Ambiente en FIRA. ?La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. Contacto:

[email protected]