Nueva visión

Los últimos meses la economía peruana se desaceleró presentado tasas cercanas a los niveles de la crisis del 2009 y muy por debajo de su crecimiento potencial. La inversión y las exportaciones desempeñaron un rol esencial en esta desaceleración, donde las caídas en los precios de los commodities marcaron la tónica y los niveles de confianza empresarial cayeron sustancialmente.

Ante este escenario de bajo crecimiento, tanto el Banco Central, recortando la tasa de política monetaria en 25 pbs. a 3.25% y los niveles de encaje, como el gobierno, anunciado diversas medidas, han reaccionado con el objetivo de impulsar las inversiones y el consumo para alcanzar un mayor y sostenido crecimiento de largo plazo, a diferencia del resto de los países de la región.

Las medidas del gobierno fueron: aumentar el gasto corriente junto con un aumento en la inversión pública a través de proyectos de infraestructura (transporte, eléctrico y telecomunicaciones), destrabar proyectos privados mineros que han estado paralizados los últimos años y eliminar regulaciones para simplificar este proceso y realizar cambios en las leyes tributarias disminuyendo tanto los impuestos corporativos como los que afectan a la clase media.

La situación fiscal actual y su beneficiosa posición ante el reciente desplome del precio del petróleo, dan sustento financiero a estas medidas. Los "cuellos de botella" se presentan a nivel regional: los gobiernos siguen teniendo una influencia determinante respecto a qué proyectos se realizan en su localidad. Mientras sigan existiendo estas trabas, las decisiones respecto a cuánto se invertirá y en dónde, se mantendrán en terreno incierto.

Si los proyectos en carpeta se realizan y se pone en marcha las medidas propuestas por el gobierno, la confianza se recuperará y el crecimiento volvería al 5 por ciento.

Inversión

Desde el 2007 hasta el 2013 la inversión presentó tasas de crecimiento anuales cercanas al 25%, alcanzando a representar cerca de 28% del Producto Interno Bruto (PIB). Pero desde inicio del 2014, la inversión registró caídas, las primeras desde la crisis (2009), siendo un agravante para la desaceleración. Las diferentes regulaciones del gobierno han sido un factor influyente en esta baja y es por esto que las autoridades han concentrado sus fuerzas en modificar estas regulaciones con el objetivo de incentivar y facilitar las inversiones.

Elecciones 2016

El 2015 será un año "político" donde se empezarán definir quienes serán los candidatos oficiales a la presidencia, con sus propuestas y cambios. Hasta ahora, dentro de los nombres que se barajan, se encuentra: Alan García, Keiko Fujimori, Lourdes Flores y Pedro Pablo Kuczynski. Es importante destacar que, si bien se acercan las elecciones, ninguno de los posibles candidatos representa una amenaza al actual modelo económico ni a la intención del gobierno de impulsar la economía.

Valorizaciones

La volatilidad que han sufrido los mercados latinoamericanos no dejó fuera al Perú. Las masivas salidas de flujos de los mercados emergentes sumado a la continua caída en los precios de los commodities, han impactado tanto al valor del nuevo sol peruano, que registró una depreciación de 6% durante el 2014, como al mercado local de acciones (IGBVL -6.1% en 2014 medido en PEN).

A pesar de estos débiles rendimientos y el momentum negativo reciente, Perú logró ser de los mercados más defensivos de la región. Las valorizaciones se encuentran por debajo de sus niveles históricos y las utilidades estimadas implícitas son de 18.3% para el 2015.

El problema en Perú sigue siendo la alta exposición que tienen los índices al sector minero y la falta de instrumentos para invertir en aquellos sectores con mayor potencial de crecimiento como lo son el consumo discrecional y el eléctrico. Es por esto que el stock picking es la estrategia que se favorece.