Algunos empresarios han abierto su juego en materia electoral y sugieren a sus empleados no votar por el "populismo". Y han provocado un maniqueo desgarramiento de vestiduras, aunque nada garantice que sus empleados les hagan caso.

Aunque tantos se escandalicen, nadie tiene pruebas que las sugerencias hayan propuesto ilegal. Entonces, están en su derecho ciudadano de hacer proselitismo, pues las sugerencias no son otra cosa que proselitismo.

Quienes los critican también ejercen su derecho ciudadano, pero lo inaceptable es que los aludidos por el proselitismo empresarial organicen algo así como una persecución social, Sería un mal precedente, un pésimo precedente.

¿En riesgo el sistema anticorrupción?

A todos los candidatos se les llena la boca con los pronunciamientos contra la corrupción, lo cual se ha convertido en una cruzada y un estribillo de campaña para explotar una explicable indignación ciudadana.

Hasta la fecha, sin embargo, salvo alusiones pasajeras, esporádicas, ninguno ha ofrecido continuar con la tarea de fortalecer el sistema nacional anticorrupción que se ha empezado a construir desde hace dos años.

No sólo sería irresponsable no continuar con el sistema nacional anticorrupción, sería tráfico, porque significaría deshacer lo hecho y volver a empezar.

¿Ya no quieren financiamiento público?

Se ha presentado un libro en cuyo trabajo de elaboración participa una politóloga respetable y respetada, como lo es la señora María Amparo Casar, en el cual se denuncia el flujo de recursos ilegales a las campañas políticas.

El diagnóstico es dura e implacable, acerca de cómo los partidos no se conforman con el financiamiento público y permiten que sus candidatos reciban recursos ilegales, unos desviados del presupuesto, otros de comprometedores donativos privados y otros que se presume provienen de grupos criminales.

Como siempre, estos asuntos siempre son difíciles de probar, pero también, como siempre, en las revelaciones subyace una dura crítica al ¨derroche¨ de recursos públicos en el financiamiento de los partidos. La obvia conclusión es eliminar el financiamiento público. ¿No sería saltar de la sartén a la lumbre?

NOTAS EN REMOLINO

Sólo los ingenuos se pueden creer que la presencia de observadores electorales internacionales en las inminentes elecciones del próximo julio será una novedad. Hace más de un cuarto de siglo que asisten a vigilar nuestros comicios. Así que, por favor, no deje que le vean la cara… A propósito de ver la cara, sepa usted, amable lector, que en Canadá hackearon a dos bancos, los hackers dicen tener toda la información de cien mil cuentahabientes y piden a las instituciones les entreguen un rescate de un millón de dólares. Y nos asustamos aquí… En su momento, Andrés Manuel López Obrador habrá de explicar, o hacerlo alguno de sus exégetas, que quiso decir al reclamar a la Suprema Corte que haga algo por México… Sólo los estudiosos de los misterios de la comunicación morenista nos podrán aclarar el concepto de controlar la prensa con la prensa. No suena muy democrático… Aquellos que ya quieren bajar la cortina en esta elección dicen que ya se deja ver el voto útil. 
Es posible que se equivoquen, pues lo que ven es la histórica cargada… Una pena que el INE tenga que esperar a cuando tengan que declarar la mayoría en la elección de la candidata a senadora Nestora Salgado para decidir si era elegible como candidata. Cosas de la ley…

José Fonseca

Periodista Político

Café Político