La Comisión Federal de Electricidad (CFE) que dirige Manuel Bartlett anunció ayer 15 de julio, la cancelación de las licitaciones para la construcción de cuatro de cinco plantas de ciclo combinado.

Su intención aparentemente es evitar la deuda en la que hubiera incurrido la empresa eléctrica estatal, por el esquema de financiamiento basado en el apalancamiento gubernamental y la ejecución de la obra por empresas.

Es decir, naufragan por el esquema financiero seleccionado.

La CFE en lugar de continuar con las subastas que venían realizándose a partir de la Reforma Energética —con las que se diversifica el riesgo y se involucra a los empresarios y al mismo tiempo los condiciona a entregar la electricidad a menor precio—, se optó por el esquema que obliga a un mayor endeudamiento.

Al final, prefirieron no continuar, por la deuda en la que hubiese incurrido la empresa estatal.

Este conjunto de proyectos apenas lo había hecho público la CFE, en el mes de mayo del año pasado.

Se trata de las plantas de ciclo combinado en Salamanca, Guanajuato, San Luis Río Colorado, San Luis Potosí, Los Humeros, Puebla y Baja California.

Los oficios de cancelación refieren como causales de la cancelación la mezcla de los efectos de la crisis provocada por el Covid-19 y la política gubernamental de no endeudamiento.

En conjunto se proyectaban inversiones, para las cuatro plantas canceladas, por  1,127 millones de dólares, para lograr una capacidad de generación elécrtrica, también en conjunto de 1,562 Megawatts, en un plazo de tres años.

Estas tres plantas junto con otras dos eran parte del Plan de Expansión de la Infraestructura de Generación de la CFE.

Para el experto Víctor Ramírez, vocero de la plataforma, México, Clima y Energía, los efectos de ésta cancelación tendrán como consecuencia.

1.- La cancelación de la generación elécrtrica que proyectaba tener la CFE.

2.- La continuidad en el uso de combustóleo, en lugar de gas, que es menos contaminante. El uso del combustóleo le dará salida a los excedentes de combustóleo de Pemex.

Hay que recordar que el sector eléctrico consume 113,000 barriles diarios de combustóleo de los 169,000 barriles que produce Pemex, con información estadística, a septiembre del pasado 2019.

3.- La probabilidad paradójica, de que al menos en Baja California, las empresas privadas de energías limpias sustituyan la energía que iba a producir la CFE.

Desde su punto de vista, el Covid-19 “le vino como anillo al dedo” a la CFE porque el desastre económico que se está registrando frena la demanda eléctrica y puede mantener su modelo de producción eléctrica, caro y contaminante.

Advierte que la cancelación de estos proyectos no es del todo mala porque abre la puerta para que la energía que no podrá ofrecer la CFE la ofrezcan proyectos de energías renovables, en particular en Baja California.

El esquema con el que se iban a financiar estas obras era a través del instrumento financiero denominado: Proyecto de Inversión de Infraestructura Productiva con Registro Diferido en el Gasto Público, mejor conocido por su acrónimo, Pidiregas.

Este instrumento financiero creado en el sexenio de Ernesto Zedillo, luego de la crisis generada por el “error de diciembre”, permite que la iniciativa privada realice obras para las que el gobierno no tiene capacidad de ejecución y contrata deuda que luego paga con la rentabilidad de la infraestructura desarrollada.

La entidad que seguramente tendrá mayores problemas es Baja California que desde el año pasado padece una grave falta de energía y tiene constantes apagones.

Pero en el plano positivo podría conducir a que el gobierno y la CFE se vean obligados en el mediano plazo a permitir la instalación de parques eólicos y solares de empresas privadas en subastas y mercado eléctrico.

Lo cual sería una feliz paradoja, pero no hay nada garantizado.

Atisbos

UIF.- Que en la lista de la Unidad de Inteligencia Financiera, de Santiago Nieto, el caso que viene es el de Guillermo Álvarez Cuevas. ¿Será?

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.