Luego del paquete económico 2013, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto presentará dos nuevas iniciativas de ley: la de responsabilidad hacendaria para los estados y municipios y una iniciativa de reformas al sistema financiero.

La iniciativa de ley de responsabilidad hacendaria para los estados y municipios busca enfrentar el problema de endeudamiento que registran algunos estados y municipios del país.

Ésta se presentará en las próximas semanas ante el Congreso de la Unión.

Y las reformas al sistema financiero estarán orientadas a promover el crédito en la economía. Ambas están previstas en el Pacto por México que firmaron los representantes de los tres partidos políticos más importantes: PRI, PAN y PRD.

Reforma hacendaria, aplicación al 2014

Para el 2013, está previsto que el gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda que encabeza Luis Videgaray, presente la iniciativa de reforma hacendaria.

No necesariamente se presentará en el primer semestre del próximo año; podría presentarse en el segundo semestre y el propósito es que entre en vigor en el 2014.

La intención es que el paquete económico del 2014 se presente y apruebe considerando ya la reforma hacendaria.

Ese es el plan del titular de las finanzas públicas, quien adelanta que la iniciativa de reforma hacendaria buscará la simplificación del sistema fiscal.

Al mismo tiempo, promoverá una mayor competitividad de la economía mexicana y se enfocará en alcanzar un esquema fiscal más justo. El objetivo es hacer que paguen impuestos aquellos que hoy no lo hacen a pesar de tener capacidad para pagar.

Y por supuesto, el objetivo central, es fortalecer la capacidad financiera del Estado mexicano para atender las prioridades sociales.

Expectativas optimistas crecientes

Las piezas estaban muy claras tal y como se lo anticipé en este espacio.

El gobierno de Peña Nieto diseñó su estrategia muy bien.

Primero, fumó la pipa de la paz con los gobernadores de izquierda, antes de tomar posesión.

Al segundo día de su gobierno, el Presidente de la República atestiguó la firma del Pacto por México por los representantes del PRI, PAN y PRD. Se trata de un pacto que previamente se planchó y esa tarea la realizó el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong.

Se trata de un pacto singular que, en el plano político, simplemente no se había visto.

Incluso hubo quienes lo compararon con el Pacto de la Moncloa de España.

Pero más allá de similitudes o diferencias, lo cierto es que el Pacto por México generó enormes expectativas por la posibilidad implícita de que se aprueben las reformas económicas pendientes.

Luego, vino la presentación del paquete económico 2013, con un perfil inercial.

Seguramente se aprobará en fast track, en la medida en que no incluye impuestos nuevos y ni siquiera miscelánea fiscal, además de que dispone el déficit fiscal cero y mantiene proyecciones prudentes en crecimiento económico, tasas de interés y precio del petróleo.

Falta ver, por supuesto, si en el Congreso intentan parchar el paquete económico.

E inmediatamente después del paquete económico, vino la primera iniciativa de reforma que no fue ni la energética ni la hacendaria, sino la educativa. Con todas las implicaciones de una reforma, que sin duda enfrentará al monopolio sindical de la educación que tanto daño ha hecho.

Es otra positiva señal.

Incluso el mercado mexicano ha respondido con optimismo.

El primer día de la semana registró su vigésimo récord histórico del año y cerró por encima de las 43,000 unidades.

Sin lugar a dudas, se observan expectativas optimistas crecientes.

Entre los banqueros hay optimismo. Uno de los representantes de la banca extranjera en México considera que México podría convertirse en una economía con crecimiento potencial.

De lo que no hay duda es que, apenas en 10 días, se han presentado importantes iniciativas y se han enviado positivas señales de cambio. Al tiempo.

CUENTOS VERAS

La visita del presidente Enrique Peña Nieto al estado de Nuevo León cayó como un balde de agua fría para los detractores del gobernador de la entidad, Rodrigo Medina, que, aseguraban estaba por caer. Medina no sólo recibió el espaldarazo discursivo presidencial, sino el apoyo en programas y proyectos prioritarios para la entidad, como el del agua. El Mandatario estatal no sólo está impulsando con eficacia la economía neoleonesa, que al cierre de este año registrará más de 2,600 millones de dólares de inversiones y espera alrededor de 3,000 millones de dólares para el cierre del 2014. También está marcando un hito en el tema de la seguridad. En días pasados, representantes del gobierno de Guerrero que encabeza Ángel Aguirre estuvieron en Monterrey para conocer el esquema de seguridad de Nuevo León para copiarlo.

Twitter: @marco_mares

[email protected]